Ford-focus-st-2019-01
Ford Focus ST 2019: Con más motor, es más ST
Williams test no 1
Williams, cada vez peor: también se perderá el día 2 de test
Bmw-sleeper-2
Te presentamos al ‘sleeper’ del momento, un BMW 318i E30 de 1985
Alfa romeo collage
Todas las imágenes del nuevo Alfa Romeo C38 de 2019
Kia-ceed-test-drive-01
Prueba Kia Ceed 1.0 TGDI: Todo lo que no te esperas

Este Volkswagen Golf R modificado es el dueño de las drag races

El compacto deportivo es toda una referencia en su segmento y no le hace falta ningún tipo de modificación. Sin embargo, existen algunas personas que opinan toda lo contrario y que elevan la potencia del coche hasta límites insospechados, siendo capaces de batir a rivales de mayor entidad, como así ha sido el caso.

Maxresdefault

Si alguien quiere participar en alguna carrera de aceleración y elige como compañero de viajes al Volkswagen Golf, lo mejor será decantarse por su variante más prestacional, es decir, aquella que va acompañada de la letra “R”. Su tracción total y los más de 300 CV suponen un escollo importante para muchos competidores.

Sin embargo, si lo que tenemos al otro lado de la pista son bestias americanas que presumen de unos motores que duplican en número de cilindros al del modelo alemán, las cosas empiezan a pintar bastante mal. Los V8 de estos rivales pueden ofrecer niveles de potencia que superan con facilidad los 600 CV, lo que supone el doble que la del Golf R, además de un par máximo que no está contemplado en las aspiraciones del modelo alemán. 

Pero en las drag races existen carreras y carreras, con resultados sorprendentes y con unos participantes que pueden dar su merecido a deportivos mucho más sofisticados. En este caso nos movemos hasta un evento que tuvo lugar en Puerto Rico, con un Golf R modificado como principal protagonista. Un coche que fue capaz de batir a distintos rivales, incluyendo un Dodge Challenger SRT Hellcat, y lo hizo gracias a las mejoras que se esconden bajo su capó.

En lugar de disponer de los 310 CV que entrega de fábrica la última actualización del Golf R, el ejemplar de este documento puede presumir de elevar la potencia del bloque 2.0 TSI hasta nada menos que los 641 CV, entregados todos y cada uno de ellos de manera eficaz al asfalto a través del sistema de tracción integral 4Motion. El resultado de esta combinación es un espectáculo digno de ver y que a más de uno le costará olvidar.

No obstante, todo tiene un límite y parece que este Golf R también lo encontró, pues uno de sus rivales le puso las cosas demasiado difíciles y la racha de victorias consecutivas del compacto tuvo que reiniciar el contador a cero. Sin más dilación, te dejamos con el vídeo.