Global-expedition-vehicles-patagonia port
GXV Patagonia: aventura desde casa
Declas wolff honda
Wolff reconoce el “enorme” potencial del motor Honda tras Australia
Ds-x e-tense concept-2018
DS descarta la llegada de un deportivo en su plan de 2023
Declas boullier
Boullier, sobre Honda: “Desde la primera reunión supe que necesitarían años de desarrollo”
El-coche-fanta-stico-1551345452
David Hasselhoff confirma el remake de ‘El coche fantástico’

¿Hasta qué punto son útiles los sistemas de ayuda a la conducción?

¿Pueden los llamados ADAS evitar accidentes? ¿en qué porcentaje? El siguiente artítulo analiza hasta qué punto son importantes estos dispositivos.  

08 agost-2

Se llaman ADAS –Advances Drivers Assistance Systems– y son los sistemas de ayuda a la conducción, cada vez más habituales en los coches nuevos. Abarcan desde un dispositivo de frenada automática, pasando por un control de crucero adaptativo o reconocimiento automático de señales hasta el mantenimiento del coche en el carril. Pero, ¿hasta qué punto son útiles estos sistemas? ¿en qué porcentaje pueden evitar accidentes?  

Según un estudio de la Fundación Mapfre podrían salvar a la mitad de los fallecidos en carretera. De hecho, el director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundacion Mapfre, Jesús Monclús aporta cifras concretas al respecto: “Un parque móvil con los últimos avances en seguridad y asistencia a la conducción supondría evitar más de 50.000 accidentes al año, 850 fallecidos y 4.500 heridos hospitalizados, así como un ahorro cercano a los 4.300 millones de euros en el gasto público.”

También desde Europa ya se están produciendo iniciativas y hay una propuesta de actualización del reglamento general de seguridad de los vehículos en aras de obligar a los fabricantes a integrar sistemas ADAS de serie. 

La frenada automática de emergencia y ayuda al mantenimiento de carril son dos de los sistemas más eficaces para reducir accidentes. 

Actualmente, según los últimos datos conocidos, y que hacen referencia a 2017, en España prácticamente uno de cada tres automóviles nuevos vendidos en ese año equipaba frenada automática de emergencia y ayuda al mantenimiento del carril, dos de los sistemas que se han mostrado más eficaces en la reducción de accidentes. Este porcentaje es similar al de países como Francia e Italia, pero inferior al de Bélgica o Alemania que tienen el 54%, según los datos de un estudio de Bosch y JATO.

Desde la DGT señalan que si todos los automóviles equiparan estas ayudas a la conducción, se evitarían o reducirían las consecuencias de un 57% de los accidentes en España. En este sentido aporta aporta datos concretos que relacionan el número de accidentes con la reducción de estos en caso de contar con los llamados ADAS. Así, en el caso de una colisión frontal, el accidente más habitual dado que en 2017 hubo 35.333, estos se podrían reducir a 16.168, un 54% menos gracias a estos sistemas. En el caso de otros accidentes estos son los datos:

Además de salvar vidas y reducir el número de heridos, esta disminución de la siniestralidad tendría un fuerte impacto económico. Según datos de la DGT, el coste directo de accidentes fue de 9.600 millones de euros en 2014, más de un 1% del PIB nacional. Si tenemos en cuenta el impacto que en otros países ha tenido la reducción de los accidentes gracias a estos sistemas de seguridad, se podrían ahorrar hasta 4.300 millones de euros al año.

Además, estos dispositivos producen una disminución significativa de las reclamaciones a los seguros por siniestros de automóvil, algo que repercute en poder optar a una prima más barata para los automóviles que los integren. Esto ya sucede por ejemplo en Israel, donde la prima del seguro puede bajar hasta un 40% en función de las características de seguridad del vehículo.

Por último hay que tener en cuenta que los ADAS emplean en su funcionamiento cámaras, que en su mayoría están colocadas en el parabrisas según señalan desde el especialista en cristalería del automóvil Carglass. De hecho, cuando se sustituye un parabrisas hay que desmontar las cámaras del cristal roto y montarlas en el nuevo. Una vez instalados, estos sistemas han de ser recalibrados para asegurar que funcionan con la máxima precisión y proporcionan la información correcta a los sistemas de seguridad.