Avion-alas-futuro
El avión del futuro ya está aquí y pronto vas a viajar en sus alas
Alonso-sordo-marquez
El inolvidable domingo de repóker –o más– del motorsport español
Subaru-impreza-eco-glp-din3
Prueba Subaru Impreza 1.6i ECO bi-fuel: Un compacto único, ahora ‘a todo gas’
Alonso champ
Fernando Alonso gana las 24 Horas de Le Mans y es campeón del mundo de resistencia
19c0473 037
Mercedes Clase G “Stronger Than Time”: Edición especial por su 40 cumpleaños

Se cancela la subasta de este Aston Martin DB3S al no lograr ¡10 millones de euros!

Se esperaba que este Aston Martin DB3S de 1953 alcanzara una cifra cercana a los 10 millones de euros en subasta, sin embargo, esta unidad con chasis número 5 y pilotada por Sir Stirling Moss en la Mille Miglia apenas llegó a los seis millones y medio de euros, motivo por el que finalmente no se vendió.

El Aston con chasis número cinco compitió a lo largo de todo el planeta y fue una estrella de cine

A pesar de tener un 'pedigree' espectacular, este Aston Martin DB3S de 1953 no ha alcanzado el precio estimado en la subasta llevada a cabo este fin de semana en la casa Bonhams de Reino Unido. Hablamos del DB3S con chasis número cinco que compitió en carreras como la Mille Miglia, los 1000 kilómetros de Nürburgring o el Gran Premio de Spa, pilotado por figuras de la talla de Stirling Moss -cuya firma quedó plasmada en el capó-, Tony Brooks, Peter Collins, Roy Salvadori o Reg Parnell.

Se trata de una unidad que incialmente perteneció a David Brown, dueño de Aston Martin a mediados del siglo pasado, que tuvo que ceder su vehículo personal al equipo oficial de la marca tras sufrir varios accidentes los coches que compitieron en las 24 Horas de Le Mans del año 1954. Desde entonces y hasta 1958, año en el que fue accidentado, este DB3S participó en numerosas competiciones a lo largo de todo el planeta.

Tras su periplo por los circuitos y después de recibir una nueva carrocería, se convirtió en una estrella de cine al ser conducido por Terry Thomas en la película de 1960 Escuela para sinvergüenzas. Posteriormente fue vendido y volvió a utilizarse en competición, participando en los eventos de Le Mans histórico a lo largo de la década de los setenta.

Debido al deterioro originado por las carreras y el paso de los años, el coche fue totalmente restaurado por el fabricante británico hace apenas dos años, invirtiéndose en él cerca de 400.000 euros y dejándolo en un excepcional estado de forma, prueba de ello ha sido su reciente participación en la última edición de la Mille Miglia. Con todo, su precio de subasta no ha alcanzado la cifra esperada de 10 millones de euros, obligando a la casa Bonhams a retirarlo de la puja.