Discovery-dgt
A menos de un mes para Semana Santa, la DGT estrena su nueva flota de coches
 mg 9580
La FIA trabaja en solucionar el problema de los semáforos
Porsche Cayenne Coupé
Porsche Cayenne Coupé: El Panamera se hace SUV
Collage rufus
¿Qué diantres es RUFUS y qué tiene que ver con Fernando Alonso?
Koenigsegg-jesko-ginebra
Agotado: Todos los Koenigsegg Jesko ya tienen dueño pero… ¿está todo perdido?

Las imprudencias al volante se endurecen: Darse a la fuga tras un accidente ya es delito

Una ciudadana particular ha conseguido a través de Change.org la modificación del Código Penal en materia de seguridad vial. Los cambios son importantes y ya están en vigor. 

Gettyimages-1125033771

Darse a la fuga tras un accidente es delito con un máximo de hasta 4 años de cárcel –antes 2–, pero esta no es la única novedad aprobada que se incluye en el nuevo Código Penal en materia de seguridad vial. Esta reforma, propuesta por el PP, ya está aprobada definitivamente y acaba de entrar tras su publicación en el BOE.

Según informa Europa Press, el Pleno del Senado acaba de aprobar con 222 votos a favor y 17 en contra de Unidos Podemos la proposición de ley que modifica el Código Penal. Entre las novedades se incluye un endurecimiento de las penas por imprudencias al volante. 

El conductor que cause lesiones también tendrá una pena de multa de 3 a 12 meses.  

A partir de ahora serán agravantes el exceso de velocidad y el consumo de drogas o alcohol. De hecho, ambas circunstancias se considerarán siempre “imprudencia grave”. Hasta ahora era el juez el que decidía si la imprudencia había sido grave, menos grave o leve. Con este cambio, con cualquiera de los tres supuestos mencionados será considerada una imprudencia grave en cualquier caso. Asimismo, el conductor que cause lesiones tendrá una pena de multa de 3 a 12 meses.  

Esta reforma también recoge las principales demandas de varias asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico y de ciclistas, un colectivo este último muy vulnerable ante un accidente de tráfico. 

Con respecto al aumento de penas se amplían las de prisión desde los 4 años como hasta ahora, hasta los 6 si se causa un mínimo de 2 fallecidos o un fallecido y un lesionado muy grave (con lesiones que le provoquen invalidez), cuando todo esto sea causado por una imprudencia grave. Pero incluso la pena podría llegar a los 9 años de prisión cuando los fallecidos sean “muchos” una calificación que deberá interpretar un juez. 

Esta reforma incluye un apartado especial en lo referente a darse a la fuga tras provocar un accidente por una imprudencia grave. Esta acción tendrá penas de entre 6 meses y 4 años de cárcel y retirada del carnet de conducir entre 1 y 4 años. Asimismo, si la llamada omisión de socorro se considera “fortuita” la pena máxima será de hasta 6 meses de cárcel. La principal novedad radica en que hasta ahora darse a la fuga no era contemplado como delito. 

La principal novedad radica en que hasta ahora darse a la fuga no era contemplado como delito. 

La modificación se ha producido gracias a una petición individual. En enero de 2016, Anna González a través de la plataforma Change.org pidió modificar la ley. Tres años antes su marido fue arrollado por un coche que se dio a la fuga y el conductor, una vez identificado y detenido, fue condenado a solo 2 años de cárcel.