Discovery-dgt
A menos de un mes para Semana Santa, la DGT estrena su nueva flota de coches
 mg 9580
La FIA trabaja en solucionar el problema de los semáforos
Porsche Cayenne Coupé
Porsche Cayenne Coupé: El Panamera se hace SUV
Collage rufus
¿Qué diantres es RUFUS y qué tiene que ver con Fernando Alonso?
Koenigsegg-jesko-ginebra
Agotado: Todos los Koenigsegg Jesko ya tienen dueño pero… ¿está todo perdido?

Siete minutos son suficientes para que 11.000 CV cobren vida

Puede presumir de ser uno de los propulsores más bestias del planeta y sus cifras hablan por sí solas. Los encargados de recibir este V8 son los Dragster más rápidos sobre la faz de la tierra, y en apenas unos minutos podemos contemplar una completa reconstrucción de uno de ellos.

Sin titulo2

Los coches más potentes del mercado siempre son sorprendentes y sus cifras de potencia cercanas a los 2.000 caballos parecen sacadas de otro mundo. Sin embargo, en los Estados Unidos nos encontramos con una disciplina denominada Top Fuel, cuyos protagonistas presumen de tener la aceleración más rápida del planeta. ¿Cómo lo consiguen? Empleando motores tan salvajes como este.

Nos referimos a propulsores V8 de unos ocho litros de cilindrada, los cuales reciben todo tipo de modificaciones y tratamientos térmicos en sus componentes básicos con el objetivo de poder soportar el terrible estrés mecánico al que se ven sometidos en cada carrera. Gracias a la sobrealimentación y al uso de combustibles alternativos como el metanol son capaces de generar potencias cercanas a los 11.000 caballos y acelerar hasta los 100 km/h en menos de 1 segundo.

Reconstruir uno de ellos no es tarea fácil dada su complejidad. Como decimos, las solicitaciones a las que se someten son máximas y por ello se deben reconstruir cada ¼ de milla. Quizás pueda sonar ridículo, pero las juntas apenas aguantan un acelerón, y las bujías se desintegran durante la carrera. Según Hagerty, la mayoría de los equipos pueden desmontar completamente un bloque y luego volver a montarlo en una hora, generalmente varias veces durante un fin de semana de carreras.

Pero nosotros no tenemos una hora para poder apreciarlo, sin embargo, gracias a este vídeo podemos contemplar en un lapso de tiempo de siete minutos un desmontaje completo y la reconstrucción de una de estas bestias de ocho cilindros. El motor presentado aquí es del Dragster patrocinado por el Ejército de los Estados Unidos de Tony Schumacher, siendo reconstruido por el equipo Don Schumacher Racing en Brownsburg, Indiana. 

Es genial ver cuántas similitudes comparte el motor de un vehículo de este tipo con un coche de calle normal, y qué es diferente. Ponte cómodo y disfruta de los próximos minutos.