Lexus lc convertible concept whl 1 77cb8f362403d8cb73121ce98f18750a192ce6c8
Las 10 marcas de coches más fiables… y las 10 menos
Aleron delantero
Tost, asombrado con el alerón delantero de Ferrari: “Al menos, les da medio segundo”
Audi-rs-q4-01
Audi RS Q4: Con toda la garra y el tamaño justo
Caja de cambios
La FIA trabaja en cajas de cambio estándar para 2021
Lamborghini-terzo-millenio
El primer Lamborghini híbrido llegará en el Salón de Frankfurt 2019

78 baterías de Nissan Leaf proporcionarán electricidad a toda la ciudad de Melilla

Endesa está probando un proyecto energético que permite abastecer de energía a la ciudad de Melilla con la utilización de 78 baterías procedentes de varios Nissan Leaf.  

Bateria leaf apertura

Sin duda se trata de uno de los principales retos que plantea el uso masivo del coche eléctrico: el reciclaje de las baterías. De hecho, según AEDRA, la Asociación Española de Desguaces y Reciclaje del Automóvil, en 2018 serán 55.000 las baterías de coches eléctricos que agoten su vida útil, cifra que se multiplicará progresivamente y que se calcula ascenderá a 3,4 millones de unidades en 2025.

Esto es solo el comienzo de una escalada que irá en aumento a medida que los eléctricos incrementen sus ventas, algo que se viene produciendo de forma paulatina año tras año. De media las baterías de los coches eléctricos tienen una duración de unos 6 años, dependiendo de su uso.     

Ante esta situación diferentes empresas están plantando soluciones, como esta de Endesa, que está desarrollando un sistema basado en la reutilización de baterías de coches eléctricos. Esta solución consiste en el agrupamiento de más de 90 baterías interconectadas que incorporan un sistema de control de potencia. 

Las baterías que se utilizan son las que monta el Nissan Leaf y un concreto se trata de 78 battery packs. En total, este pull ofrecerá una potencia de hasta 4 MW con una energía máxima almacenada de 1,7 MWh. 

De media, las baterías de los coches eléctricos tienen una duración de unos 6 años.

Este sistema se ha instalado en la central térmica de Endesa en Melilla, dado que está región funciona como una isla, es decir cuenta con un sistema eléctrico aislado. Es capaz de garantizar el suministro energético de la ciudad autónoma –que cuenta con 86.120 habitantes– durante 15 minutos o incluso más si se aplican cargas inferiores a 4 MW. 

Según Endesa, este sistema es más económico que las baterías de almacenamiento que se usan hasta ahora y también más ecológico, dado que se da una segunda vida a las baterías y se soluciona su reciclaje.

De momento, el proyecto está en fase de pruebas y está planteada su utilización antes del próximo verano.