Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Bmw-x6
BMW X6 2019: Le quitamos el camuflaje al nuevo SUV Coupé
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper

El nuevo radar de tramo de la A-5 comienza su periodo de pruebas

Un nuevo radar ha sido instalado en territorio madrileño, concretamente en el Paseo de Extremadura a la altura de Batán. La distancia controlada no superará los dos kilómetros y la velocidad máxima permitida, por el momento, será de 70 km/h. 

Radar-tramo

Si durante esta semana has circulado con tu vehículo por la carretera A-5 en Madrid a la altura de Batán, quizás te hayas encontrado con algunos carriles cortados y un tráfico más denso de lo habitual en dicha zona. El motivo no era otro que la instalación de un radar de tramo, tal y como te contamos aquí en el pasado mes de septiembre de 2017.

Efectivamente, un nuevo radar que controlará a todos aquellos que circulen por esta área concreta del Paseo de Extremadura, el cual permanecerá en pruebas durante las próximas semanas y se espera que su entrada en funcionamiento se produzca a finales de este mes o principios de febrero. No obstante, las sanciones correspondientes por exceso de velocidad no empezarán hasta marzo.

La ubicación de este radar de tramo es en sentido salida de la A-5, concretamente entre los puntos kilómetros 4 y 5,75, a la altura de Batán. La velocidad máxima permitida en este tramo controlado será de 70 km/h, disminuyendo el límite establecido a 50 km/h cuando esta carretera se convierta en vía urbana. 

El nuevo radar de tramo se sitúa en sentido salida de la A-5, entre los puntos kilométricos 4 y 5,75, a la altura de Batán.

Para localizar sus puntos de entrada y salida nos tendremos que situar en el pórtico que acompaña a uno de los radares fijos más recaudadores del país, el cual inicia el tramo controlado de casi dos kilómetros de distancia, mientras que el punto final se ubica justo antes de la salida hacia la carretera de Boadilla

Recordemos que los radares de tramo se ayudan de dos cámaras, situadas a la entrada y salida del área vigilado, que detectan la matrícula y la hora exacta a la que el vehículo atraviesa estos dos instrumentos, para después calcular el tiempo que ha tardado en recorrer el tramo y la velocidad media. Por último, toda esta información se envía a la DGT y si el límite se ha superado, la sanción se pone en marcha.