Radar gc archivo
Cazado a 162 km/h, un conductor que circulaba por una travesía limitada a 50 en León
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?

Con paso firme: El nanoFlowcell QUANTINO supera los 350.000 km sin problemas

Es uno de los modelos eléctricos más prometedores y es que su avanzada tecnología de baterías de flujo destaca por su rendimiento, escaso mantenimiento, respeto por el medio ambiente y, sobre todo, fiabilidad. Además, el coche no necesita conectarse a la red eléctrica.

Quantino-48volt-by-nanoflowcell-3-2019-2

Los coches eléctricos actuales siguen presentando continuos avances tecnológicos y el rendimiento ofrecido por estos no para de crecer y mejorar cada día que pasa, aunque uno de los puntos débiles sigue siendo la autonomía ofrecida por sus baterías, así como el precio total que debemos pagar para disponer de un vehículo de estas características. Sin embargo, existen compañías menos conocidas que parecen tener la solución al problema.

El mejor ejemplo nos llega de la mano de nanoFlowcell, una firma asentada en Liechtenstein que a finales del 2016 consiguió homologar para circular por carretera un interesante prototipo eléctrico denominado QUANTINO. Sin tener en cuenta su atractivo diseño o las proporciones compactas que presenta, el modelo destaca por encima del resto por todo lo que está oculto bajo su carrocería y es que no estamos ante un producto ecológico convencional, sino uno que utiliza una tecnología innovadora basada en las baterías de flujo.

Desde que consiguiera su homologación en 2016, el modelo ha recorrido más de 200.000 km en carretera y otros 150.000 km en banco de pruebas, sin ninguna avería.

Gracias a ello, el vehículo de esta compañía se distingue del resto de eléctricos convencionales con baterías de iones de litio o pilas de combustibles cuando se trata de rendimiento, seguridad, respeto por el medio ambiente y facilidad de mantenimiento, pues utiliza una solución de desarrollo propio denominada bi-ION. Se trata de un derivado del agua marina que no es ni tóxico ni inflamable, siendo compatible con la naturaleza y su suministro se puede realizar a través de estaciones de servicio convencionales.

De esta forma, el coche utiliza el citado electrolito, el cual se almacena en dos depósitos con cargas diferentes, para hacerlo circular por una membrana específica que se encarga de generar la energía eléctrica necesaria para mover al vehículo. Además, este sistema funciona con bajas tensiones, concretamente 48 voltios, siendo una solución ideal para los eléctricos del futuro y es que los ingenieros, con el objetivo de probar su fiabilidad, ya han realizado más de 350.000 kilómetros con el QUANTINO. Lo más destacado de todo ello es que durante ese periodo no encontraron ningún problema en el sistema de propulsión, requiriendo únicamente el reemplazo de neumáticos o frenos. 

La tecnología presente en este vehículo eléctrico garantiza al menos 50.000 horas de funcionamiento, es decir, cerca de 1,8 millones de kilómetros.

Más de 10.000 horas de funcionamiento en las que esta tecnología parece demostrar su fiabilidad y rendimiento, impulsando a un vehículo que cuenta con cuatro motores eléctricos que generan 108 caballos, con una velocidad máxima de 200 km/h y una aceleración hasta los 100 en menos de cinco segundos. Todo ello sin olvidar una sorprendente autonomía de 1.000 kilómetros y un consumo de energía que oscila entre 8 y 10 kWh. Seguiremos detrás de su pista.