Pulsar-plus
El cargador doméstico definitivo para coche eléctrico es español y ya está a la venta
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Audi-q5-hibrido-enchufable-02
Audi Q5 55 TFSIe quattro: Hora de enchufarse
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Radar gc archivo
Cazado a 162 km/h, un conductor que circulaba por una travesía limitada a 50 en León

Lo último de Alibaba: Comprar un coche con una máquina de vending

Al igual que hoy día compramos un café o un refresco mediante una máquina expendedora, en China se puede hacer lo mismo pero para tener un coche. Así es la última propuesta de Alibaba, el gigante del comercio online. 

Vending-coches

¿Te imaginas acudir a una máquina expendedora de vending y comprar un coche? Pues ya es posible, de hecho se trata de la última propuesta del gigante chino de la venta online Alibaba. Parece una ocurrencia propia de un bulo pero no es así. Se trata de una acción que ya está funcionando para el préstamo de coches en China. 

El proyecto está bastante avanzado y de hecho Alibaba ha lanzado un vídeo demostrativo en el que se desvela –en poco más de un minuto– este original proyecto de compra mediante una enorme máquina expendedora totalmente automatizada que además, como se aprecia en las imágenes está en medio de una calle y perfectamente accesible. 

Este proyecto de venta de coches por vending se está probando en las ciudades chinas de Shanghai y Nanjing.

Además, todo el proceso de compra se realiza de forma bastante automatizada mediante la app de Alibaba, desde la que los clientes eligen el tipo de coche que quieren, incluso en el vídeo se aprecian vehículos de diferentes marcas como Alfa Romeo o Volkswagen. 

Una vez seleccionado el vehículo, mediante un reconocimiento facial se acude a la comentada máquina de vending que entrega el vehículo listo para empezar a circular.  

De momento este proyecto se está probando en las ciudades chinas de Shanghai y Nanjing y consiste en un carsharing, dado que los coches se pueden utilizar durante tres días.