Kia-proceed 02
Conducimos el Kia Proceed: En busca de la diferenciación
Mick schumacher-ferrari driver academy
Mick Schumacher, nuevo piloto de la Ferrari Driver Academy
Sin titulo
Vuelta al pasado: BMW M3 E92 GTS vs. Audi RS 4 Avant B7
Dakar 2019 portada completa
Los españoles que vencieron al Dakar 2019: Una armada de la que estar orgullosos
8fbb5a79-2020-ford-mustang-shelby-gt500-auction-1
Subastado el primer Ford Mustang Shelby GT500 2020

Llanta de aleación vs. Llanta de acero: ¿Cuál es más resistente?

Son más ligeras, mejoran la imagen del coche y, además, afectan en su comportamiento. Sin embargo, su rigidez les puede jugar una mala pasada a la hora de afrontar un impacto importante. Por tanto, ¿serán más resistentes las llantas de acero? Vamos a comprobarlo.

Sin titulo

En la mayoría de los casos cuando alguien decide cambiar el aspecto de su vehículo para darle un toque más atractivo el primer movimiento se centra en las ruedas. Pese a que un cambio de llantas puede resultar algo sencillo, el cambio final es bastante notable, además de que puede influir significativamente en la dinámica del vehículo (masa no suspendida), especialmente en las curvas.

Sin embargo, pese a contribuir en una mejor imagen y comportamiento del vehículo, cuando las llantas de aleación se ven exigidas de verdad en situaciones complicadas, como sufrir impactos a altas velocidades, la diferencia de material entre estas y las de acero puede jugar un papel trascendental en el resultado final, siendo el usuario el principal perjudicado.

Los chicos de Hydraulic Press Channel han querido arrojar algo de luz en el asunto y han sometido a unas llantas de aleación y acero a una serie de pruebas de deformación a través de una poderosa prensa hidráulica de 150 toneladas, comprobando cómo se comportaban bajo una solicitación extrema. Dichos test se han realizado con los neumáticos montados y los ensayos se han efectuado tanto en dirección vertical como horizontal. 

Si empezamos por la llanta de aleación de aluminio veremos que esta puede soportar hasta 20 toneladas de fuerza antes de rendirse. No obstante, debido a su rigidez, cuando el fallo se produce provoca una fragmentación en la llanta que la obliga a dividirse en pedazos, siendo aún más violento cuando la fuerza se aplica en dirección lateral.  

La llanta de acero, por su parte, comienza a fallar mucho antes que la de aleación, sin embargo, se deforma gradualmente sin romperse, absorbiendo así la energía del impacto. Por lo tanto, en una situación de baches, las segundas son más rígidas, pero las primeras, más baratas, tienen una mejor capacidad de absorción de impactos.

No sabemos si este resultado habrá cambiado tu forma de pensar hacia tus llantas favoritas pero lo mejor será que veamos la deformación de cada una con el siguiente vídeo.