Avion-alas-futuro
El avión del futuro ya está aquí y pronto vas a viajar en sus alas
Alonso-sordo-marquez
El inolvidable domingo de repóker –o más– del motorsport español
Subaru-impreza-eco-glp-din3
Prueba Subaru Impreza 1.6i ECO bi-fuel: Un compacto único, ahora ‘a todo gas’
Alonso champ
Fernando Alonso gana las 24 Horas de Le Mans y es campeón del mundo de resistencia
19c0473 037
Mercedes Clase G “Stronger Than Time”: Edición especial por su 40 cumpleaños

Las cámaras de la DGT ya multan por infracciones como ésta

Tras un periodo de pruebas y avisos, Tráfico comenzará a sancionar a partir de hoy a los conductores que no lleven puesto el cinturón sin requerir más pruebas que las imágenes de sus cámaras.

Sin-cinturon

De ahora en adelante las cámaras que la Dirección General de Tráfico tiene repartidas por nuestras carreteras sancionarán a los conductores que no lleven puesto el cinturón de seguridad tras superar el periodo de pruebas de dos meses concedido para este sistema.

En todo este tiempo, unas 50 cámaras de vigilancia de las 227 con las que cuenta la DGT, han servido para probar 331 infracciones de este tipo, notificando por carta al infractor y adjuntando en la misma una fotografía obtenida mediante estos dispositivos. La eficacia de este sistema de vigilancia se da por contrastada y será suficiente para probar al menos esta infracción catalogada como ‘muy grave’ y castigada con la pérdida de tres puntos del carné de conducir y con una multa de 200 euros.

Trafico defiende las garantías de este sistema porque sus cámaras están conectadas directamente al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, donde un software especializado en análisis de fotografías se asegura de que la visión es nítida y procede a tramitar la multa. Los casos mínimamente dudosos se derivan a dos operarios quienes deciden si queda probado que el conductor no lleva puesto el cinturón o no.

Tras superar este filtro, las imágenes se envían a la Jefatura Provincial de Tráfico quien emite la sanción correspondiente al titular del vehículo que –como sucede con las multas por exceso de velocidad– tiene la obligación de identificar al conductor, no así al resto del pasaje cuyo rostro será pixelado.

Durante los primeros meses posteriores a la entrada en vigor de este sistema, sólo las 50 cámaras analizadas tendrán poder sancionador, pero el plan de la DGT pasa por incorporar el resto paulatinamente, implantando en todos los casos el periodo de pruebas informativo de dos meses y empleándolas después para castigar a los conductores que no lleven puesto el cinturón. De momento,  no se tramitarán multas de forma automática para otras infracciones que puedan recoger éstas.