Renault-kangoo-2
Renault Kangoo 2020: La tercera generación, ¡al descubierto!
1017548297-lat-20190609- 2st1683
¿Y si la Scuderia Ferrari perdiese el patrocinio de Mission Winnow?
Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
Bmw-2-active-tourer3
BMW deja de fabricar el Serie 2 Active Tourer

Esta réplica tailandesa del Lamborghini Veneno tiene un MR2 bajo su carrocería

Te presentamos un nuevo ejemplo de porqué las proporciones de un coche son importantes, especialmente si buscas copiar un superdeportivo de motor V12 con un pequeño roadster japonés

Thai-lamborghini-veneno-replica-port

El Lamborghini Veneno es uno de esos coches con una estética realmente extrema. Lo mires por conde lo mires es la cúspide del exceso y a su lado hasta un prototipo de resistencia parecería poca cosa.

Por ello es normal que más de uno quiera hacerse con un coche tan singular, otra cosa es que tengas casi 4 millones de euros a mano. Así que es compensible que algunos busquen tener algo parecido sin tener que desembolsar semejante cantidad de dinero. Y así llegamos a Tailandia, paraíso junto con China de las réplicas, donde se ha creado este curioso Lamborghini Veneno Roadster, o al menos algo parecido al superdeportivo italiano.

Quede por delante que a falta de algunas piezas que se ve que aún no se han instalado, como los faros, el trabajo con esta réplica es relativamente bueno, aunque ya mirándolo de perfil hay algo que no termina de encajar. Es muy probable que se deba a que debajo de esta nueva carrocería se encuentra un Toyota MR2, un roadster mucho más pequeño que el Lamborghini al que intenta imitar.

Se puede ver de hecho como el frontal se extiende mucho más allá del final del chásis, mientras que la parte trasera, recreada fielmente, tiene una accidentada transición hacia la cabina con trazos que no recordamos haber visto en el carísimo superdeportivo italiano.

Habrá que darles el beneficio de la duda por no estar aún totalmente terminado, pero acabe como acabe su propietario se garantiza un coche con el que no pasará desapercibido, y por un precio muchísimo menor.