522684
Las marcas de coches más fiables para 2019… y las menos
Sainz 01
La Fórmula 1 ya sabe lo que es Carlos Sainz
Mini-john-cooper-works-gp
El Mini John Cooper Works GP prepara su llegada bajando de los 8 minutos en Nürburgring
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?

Hormigona el coche de su ex mujer por cambiar de apellido

Es la historia más bizarra del año y nos llega desde Rusia, algo a lo que estamos empezando a acostumbrarnos. Para colmo, quedó perfectamente grabada en vídeo…

Video-hormigona

La tropelía de un enfurecido ex marido ruso está dando la vuelta al mundo en la red y como no podía ser de otra manera, la víctima ha sido un coche. Concretamente, un Chevrolet Lanos propiedad de su pareja que no ha podido salir peor parado. 

El hombre que tiene el dudoso honor de protagonizar este vídeo, se enteró de que su ex había cambiado su apellido de casada por el de una cadena de alimentación local y ni corto ni perezoso decidió vaciar una hormigonera en el interior del vehículo que ni decir tiene, ha quedado completamente inutilizado y no será fácil de retirar de la vía pública.

Según diversas fuentes, el establecimiento en cuestión pagaba 50.000 rublos al mes –algo menos de 800 euros– a todas aquellas personas que aceptaran llevar su nombre como apellido de forma oficial, algo que no dudó en llevar a cabo esta mujer, aprovechando así para deshacerse de uno de los 'recuerdos' que le había dejado su pareja.

Para colmo, la cadena de supermercados se llama Veniy, Leal en castellano.

Podría parecer más o menos lógico que el hombre no encajara demasiado bien la noticia, pero desde luego, lo que nadie podía advertir era una reacción semejante, tan desmedida como surrealista. En las imágenes, se aprecia cómo el protagonista de la historia se ríe a carcajadas mientras el cemento cubre por completo el interior del vehículo. Una cosa está clara, aunque el coche haya recibido una pesada carga que a buen seguro, lo ha dejado inservible, esto no es nada comparado con el peso que se ha debido de quitar de encima la mujer perdiendo de vista a este impresentable.