Maniobras-chiron
Maniobrar con un coche de 11 millones: Así salió el Bugatti La Voiture Noire del Salón de Ginebra
Semaforo australia 2019
La ausencia de Charlie Whiting se deja notar en los semáforos
Lazareth-lmv-496
Lazareth LMV 496: La moto voladora más estimulante ¡despega!
1017391705-lat-20190316- 86i5251
Max Verstappen alaba el ‘modo fiesta’ del motor Honda
Matzker-defender-mdx-6
Rover Defender MDX: La camper más extrema está aquí

Holtorf, 26 años dando la vuelta al mundo en su Mercedes 300GD

En todo este tiempo, el jubilado alemán ha atravesado 215 países, recorrido 890.000 kilómetros y vivido experiencias realmente traumáticas. Su aventura terminó este fin de semana en Berlin y tiene un mérito increíble.

Se llama Gunther Holtorf y este fin de semana es uno de los pocos habitantes del planeta que puede afirmar haberlo conocido a fondo. Este alemán, ex empleado de Lutthansa decidió en 1989 comparar un Mercedes 300 GD al que no tardó en 'bautizar' como Otto y con el que decidió dar la vuelta al mundo.

Desde entonces hasta hoy, Gunther y su Otto han recorrido 890.000 kilómetros a través de 215 países distintos en una aventura que empezó en un coche recién estrenado y terminó en un clásico. Durante los casi 26 años transcurridos, este alemán ha atravesado innumerables obstáculos con su todoterreno, superando averías, vuelcos y golpes de todo tipo, aunque ninguno tan duro como perder a su compañera de viaje.

El señor Holtorf se había divorciado de su tercera mujer cuando decidió emprender esta aventura y publicó un anuncio en el diario Die Zeit buscando acompañante. Christine, madre soltera, no sólo le respondió sino que no tardó en entablar una relación sentimental con él y ambos se marcharon juntos en el Clase G rumbo hacia lo desconocido.

El viaje comenzó en África, continente al que la pareja dedicó nada menos que cinco años, antes de cruzar a Sudamérica. Allí, comenta nuestro protagonista, cocinaron su propia comida, durmieron a menudo en el coche y alcanzaron los 200.000 kilómetros. Después la ruta continuó por America Central, Canadá, Mexico y Alaska de donde embarcaron hacia Asia. Allí atravesaron Kazajistán, cumpliendo los 500.000 kilómetros pero también conocieron Siria, Irak, Afganistán y Turquía, cruzando Europa entera hasta Reino Unido, donde decidieron 'saltar' hacia el Caribe y perderse por la isla de Cuba.

En el camino, la pareja contrajo matrimonio. Fue en el año 2010, sin embargo, dos semanas después Christine sufrió un tumor facial que acabó con su vida. El fatal desenlace que dejó una promesa sobre el lecho de muerte "continuar el viaje que habían emprendido juntos y terminarlo, por ella".

De este modo, Otto no se detuvo. A solas con su coche, Holtorf volvió a iniciar el recorrido por China, Japón, Corea del Norte y hasta Vietnam y Camboya, para terminar en el mismo punto donde todo empezó, la Puerta de Brandeburgo en Berlín, Alemania. Vaya desde aquí nuestra más sincera felicitación.