Gettyimages-865879842
Elegidos los 7 mejores motores del año para 2019… según un grupo de 70 expertos
1017517379-lat-20190523-gt2r4043
Lewis Hamilton mete miedo en los segundos entrenamientos libres de Mónaco
Sin titulo
Dieter Zetsche, CEO de Daimler, se jubila… ¿en un BMW i8 Roadster?
Sainz monaco
Problemas eléctricos condenan a Sainz a cambiar componentes en Mónaco
Ohmss-dbs-superleggera-(6)
Aston Martin DBS Superleggera 007 ‘Al servicio secreto de su majestad’

Eleanor, el Ford Mustang de ‘60 segundos’, cambia de dueño por más de 300.000 euros

El Shelby GT500 de 1967 que protagonizó algunas escenas de la película ’60 segundos’ acaba de volver a la actualidad tras ser subastado en la Barrett-Jackson por una cifra importante. Se trata de un ejemplar que sirvió para rodar algunas “escenas callejeras” del film.

Eleanor-mustang

Cuando hablamos de ‘Eleanor’ lo hacemos de uno de los coches más deseados, llamativos y conocidos de la industria cinematográfica, el cual desempeñó un papel trascendente en las escenas finales de la película ’60 segundos’, a los mandos de un Nicolas Cage que no paró de disfrutar en todas y cada una de las escenas que protagonizó junto a este Ford Mustang tan especial.

La actualidad nos vuelve a traer al mítico Shelby GT500 de 1967 de vuelta, y es que en las últimas semanas se ha celebrado la Barrett-Jackson de Scottsdale, Arizona (Estados Unidos), donde el Mustang ha estado presente, tras cambiar de propietario por una cifra bastante importante. En concreto, han sido 385.000 dólares, es decir, unos 342.000 euros al cambio, los que han permitido que ‘Eleanor’ encuentre un nuevo propietario.

A cambio de toda esa gran cantidad de dinero, su dueño actual se lleva uno de los tres ejemplares que fueron utilizados para el rodaje de varias escenas de la citada película del año 2000. Según la descripción del coche, este sirvió para recorrer las calles de Los Ángeles en aquella emocionante persecución que llevó a cabo ‘Memphis’ con la policía, pues se utilizó para “escenas callejeras”. Además, el coche viene acompañado de la matrícula empleada en el film, así como un Certificado de Autenticidad firmado por el presidente de Cinema Vehicles Services (empresa encargada de construir los GT500 de la película).

Como podemos apreciar en las imágenes, el coche no podemos decir que sea un producto que esté de serie y es que cuenta con un kit de carrocería específico que le otorga una apariencia muy agresiva y llamativa. Bajo el capó se esconde un bloque Ford Racing V8 de 5.7 litros asociado a una caja de cambios automática de tres relaciones. La suspensión también ha sido modificada y el chasis ha recibido alguna que otra mejora para aumentar su rigidez.

Por último, cabe recordar que a principios del pasado año nos enterábamos de que una compañía norteamericana había alcanzado un acuerdo con la esposa del creador y guionista original de la película de 1974 para poder fabricar bajo licencia una serie de Mustang similares a los del film.