Maniobras-chiron
Maniobrar con un coche de 11 millones: Así salió el Bugatti La Voiture Noire del Salón de Ginebra
Semaforo australia 2019
La ausencia de Charlie Whiting se deja notar en los semáforos
Lazareth-lmv-496
Lazareth LMV 496: La moto voladora más estimulante ¡despega!
1017391705-lat-20190316- 86i5251
Max Verstappen alaba el ‘modo fiesta’ del motor Honda
Matzker-defender-mdx-6
Rover Defender MDX: La camper más extrema está aquí

Ford y Mercedes quieren que los coches autónomos se comuniquen por luces

Ambas compañías son conscientes de la preocupación e inseguridad que generan este tipo de vehículos y ya trabajan en un sistema de iluminación que permita saber qué van a hacer en cada momento.

Mercedes-autonomo-2

Ya son muchos los fabricantes de automóviles que están desarrollando sistemas de conducción autónoma, ya sea probando sus vehículos en circuitos cerrados o en la vía pública. El objetivo es estar preparados cuando la implantación de esta tecnología se produzca de forma definitiva.

Uno de los puntos clave que han encontrado varios de ellos, como Jaguar-Land Rover, Ford o Mercedes, es la importancia de generar confianza tanto en el resto de automóviles como en los peatones que circulan por las calles, pues la ausencia de conductor provoca una gran desconfianza entre el público. Ante esta situación, estos fabricantes coinciden en la importancia de crear un sistema de iluminación estandarizado que comunique las intenciones del vehículo a todos aquellos que están alrededor.

 

Según Mercedes, las personas quieren señales de luz en situaciones donde hasta ahora se interactúa con el conductor.

Básicamente, lo que proponen estas compañías es implantar en todos los vehículos de este tipo una serie de luces, ya sea en la parte superior, en la parrilla frontal o en los propios grupos ópticos, que informen a los peatones del tipo de maniobra que va a realizar el automóvil, como, por ejemplo, detenerse, acelerar o incluso detectar a ciclistas en su trayectoria. Dichas luces proyectarían patrones diferentes con el objetivo de asociar cada uno de ellos a una maniobra específica. 

Si nos centramos en los ensayos de Ford, la compañía norteamericana se ha trasladado hasta la ciudad alemana de Chemnitz para comprobar la reacción de los peatones ante diferentes señales lumínicas emitidas por un vehículo que simula ser autónomo. El resultado final, según la propia marca, ha sido bastante positivo ya que se ha registrado un notable nivel de confianza en este tipo de señales.

Tanto Ford como Mercedes están de acuerdo en que el color turquesa sería el adecuado para este sistema de iluminación.

Mercedes, por su parte, también se trasladó a las calles de ciudades alemanas para comprobar la reacción del público ante la presencia de un Clase S autónomo con una señalización luminosa de 360 grados. El color turquesa exhibido hacía indicar que el coche estaba circulando por sí mismo, además de proporcionar información sobre lo que ocurriría después, con un parpadeo lento si el vehículo está frenando y uno rápido para anunciar que acelerará en breve.

 

Por último, cabe destacar las palabras del gerente de iluminación principal de Ford Europa, Thorsten Warwel, acerca de la confianza en los vehículos autónomos y los sistemas de iluminación: “Fundamentalmente, la gente necesita confiar en los vehículos autónomos y el desarrollo de un medio de comunicación visual universal es una clave para ello.”