Ford-focus-st-2019-01
Ford Focus ST 2019: Con más motor, es más ST
Williams test no 1
Williams, cada vez peor: también se perderá el día 2 de test
Bmw-sleeper-2
Te presentamos al ‘sleeper’ del momento, un BMW 318i E30 de 1985
Alfa romeo collage
Todas las imágenes del nuevo Alfa Romeo C38 de 2019
Kia-ceed-test-drive-01
Prueba Kia Ceed 1.0 TGDI: Todo lo que no te esperas

Rebajas de verano: Se compra un Mercedes S 65 AMG por 3.750 dólares

Son poco más de 3.200 euros y eso es todo lo que ha pagado el youtuber Madd Max para hacerse con un coche que en su día, rondaba los 200.000.

Mercedes-amg-ganga

El verano siempre ha sido una época propicia para las rebajas y por otro lado también es cierto que las más grandes y opulentas berlinas, acostumbran a ser ese tipo de coches que mayor depreciación acusan. Pero nunca, absolutamente nunca ambas circunstancias se habían combinado de forma tan espectacular como en este caso y es que Madd Max, un conocido Youtuber acaba de hacerse con todo un Mercedes S 65 AMG por sólo 3.750 dólares, unos 3.200 euros al cambio actual.

En efecto, hablamos de uno de los mejores automóviles de la casa de Stuttgart , una ‘embarcación’ con mas de 5 metros de eslora armada con un V12  de 612 caballos y 1.000 Nm de par máximo capacitada para surcar a toda velocidad por cualquier tipo de carretera salvaguardando un nivel de confort exquisito y –algo nada accesorio en este caso– con un valor inicial superior a los 200.000 euros.

El modelo en cuestión es de 2006 y teniendo en cuenta su acusada devaluación seguro que te lo imaginas en un estado catastrófico pero nada más lejos de la realidad y es que aunque este Mercedes S 65 AMG tiene más de 240.000 kilómetros reflejados en su podómetro y también más de 10 veranos en su carrocería, la pintura negra de ésta luce de forma impoluta y el interior, repleto de cuero y materiales de gran factura, está igualmente bien conservado. 

¿Defectos? Pues tampoco le faltan, la verdad, y es que el gigantesco motor de 6.0 litros presenta varias fugas de fluidos que deberán ser reparadas al igual que su suspensión neumática, su sistema multimedia o su climatizador, entre otros fallos confesados por su propietario que le llevaron a ir bajando su precio paulatinamente hasta encontrar un comprador con tanta afición al motor como agallas. Bien, pues ese hombre se hace llamar Madd Max y ya conduce su Mercedes-AMG. Esta es la historia de su adquisición contada por él mismo.