Apoyo-ciudades-espaas-01
La OCU contra las etiquetas de la DGT:  No siempre un ‘Eco’ o ‘Cero’ contamina menos
Aleron delantero
Tost, asombrado con el alerón delantero de Ferrari: “Al menos, les da medio segundo”
Audi-rs-q4-01
Audi RS Q4: Con toda la garra y el tamaño justo
Caja de cambios
La FIA trabaja en cajas de cambio estándar para 2021
Lamborghini-terzo-millenio
El primer Lamborghini híbrido llegará en el Salón de Frankfurt 2019

Esta colección de coches abandonada a la intemperie muestra la cara más dura de los barn find

Hay alguna que otra joya que merece la pena rescatar, como un De Tomaso Pantera, pero sobre todo hay altas cantidades de óxido y vegetación en un entorno casi post-apocalíptico.

Barn-find-intemperie

Los llamados “barn find”, esos maravillosos descubrimientos de coches, muchos de ellos de gran valor tras décadas de abandono y acumulación de polvo, suelen ser motivo de alegría y admiración, como quien encuentra un tesoro enterrado durante siglos. Sin embargo no siempre estos descubrimientos traen buenas noticias o coches fácilmente rescatables con un buen lavado y un poco de trabajo de chapa y pintura.

Sobre todo si como ocurre en este caso, localizado en Carolina del Norte, la incontable colección se “conserva” totalmente a la intemperie en medio de un bosque situado dentro de una finca. En efecto, aquí no hay garajes ni naves que protejan de las inclemencias del tiempo a estos pobres ejemplares, algunos tan interesantes como algunos Ford Thunderbird y Mustang, Chevrolet K5 Blazer, Impala y Covair e incluso un par de Ford Galaxie 500.

Sin embargo la joya de la corona puede ser sin duda un De Tomaso Pantera color amarillo que afortunadamente sí está colocado en una zona cubierta manteniendo un aspecto algo menos catastrófico que el de el resto de sus compañeros aunque desde luego con mucho trabajo por delante para devolverlo a la vida.

No se puede decir lo mismo del resto de coches situados en medio de un bosque. Dramáticas imágenes llenas de óxido, faros y cristales desaparecidos, ruedas pinchadas, capós desprendidos y muchas, muchas ramas de árboles. Tanto que parece el escenario de una película ambientada en un mundo post-apocalíptico. ¿Estamos exagerando? Bueno, que cada uno saque su propia conclusión viendo el vídeo. Por el momento os adelantamos que la palabra que más veces dice el bueno de Tom Cotter, presentador de Barn Find Hunter es “qué lástima”.