Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Bmw-x6
BMW X6 2019: Le quitamos el camuflaje al nuevo SUV Coupé
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper

El movimiento de los chalecos amarillos ha destruido el 60 % de los radares de Francia

Las protestas de los últimos meses en Francia a causa de las medidas del gobierno de Macron han dejado una gran cantidad de radares neutralizados, destruidos o quemados, a la que el ejecutivo francés ha puesto por primera vez cifras.

Radares-destruidos-chalecos-amarillos

Francia ha vivido el los últimos meses un movimiento de protestas que ha dejado casi en jaque a todo el país cada fin de semana como respuesta a medidas del gobierno francés como una subida del precio de los combustibles que a la que finalmente se tuvo que dar marcha atrás. Unas protestas que han dado origen al llamado movimiento de los chalecos amarillos y que han dejado una gran cantidad de daños y no solo en las grandes ciudades donde se han concentrado las manifestaciones más grandes, sino también en las carreteras. Y para muestra una impresionante cifra.

Por que por primera vez el gobierno francés ha anunciado que cerca del 60% de los radares de carretera del país han sido destruidos desde el inicio del movimiento de los chalecos amarillos. Una cifra muy alta de los 3.200 radares fijos que existen en toda la red de carreteras francesas (2.500 de esos radares, de velocidad) que han sido neutralizados, destruidos o incluso quemados según ha declarado el ministro del Interior, Christophe Castaner, tras presentar su informe.

Los radares han sufrido una gran cantidad de daños desde verano, cuando el ejecutivo francés puso en marcha una bajada de la velocidad de 90 a 80 km/h en carreteras secundarias de doble sentido sin separador central

Hasta ahora el Gobierno de Emanuel Macron no se ha atrevido a vincular esta gran cantidad de daños al movimiento de los chalecos amarillos ni tampoco a ofrecer cifras concretas, pero lo cierto es que los radares de carretera han sufrido una gran cantidad de daños desde verano, cuando el ejecutivo francés puso en marcha una bajada de la velocidad límite de 90 a 80 kilómetros/hora en carreteras secundarias de doble sentido sin separador central. Una medida que no gustó a muchos conductores que acabaron respondiendo de esta manera.

Dañar un radar puede suponer una multa de hasta 30.000 euros y dos años de cárcel mientras que destruirlo completamente puede elevar la sanción hasta los 75.000 euros y unos cinco años de cárcel.