Gettyimages-865879842
Elegidos los 7 mejores motores del año para 2019… según un grupo de 70 expertos
1017517379-lat-20190523-gt2r4043
Lewis Hamilton mete miedo en los segundos entrenamientos libres de Mónaco
Sin titulo
Dieter Zetsche, CEO de Daimler, se jubila… ¿en un BMW i8 Roadster?
Sainz monaco
Problemas eléctricos condenan a Sainz a cambiar componentes en Mónaco
Ohmss-dbs-superleggera-(6)
Aston Martin DBS Superleggera 007 ‘Al servicio secreto de su majestad’

Este Caterham es el coche cámara más extremo que hayas visto

Conocido como 'Super67' cuenta con el motor de una Honda CBR1000 y un escape de titanio de Akrapovic que le dan 180 CV de potencia para mover un peso de apenas 480 kg. Listo para la acción.

Westfield-seven-super67-port

Cuando se trata de grabar escenas de acción en una película o una serie lo más habitual es recurrir a un SUV de altas prestaciones, como por ejemplo un Porsche Cayenne, pero por mucha potencia con la que cuenten los SUVs no pueden seguir el ritmo de ciertas escenas, especialmente si por ejemplo se trata de grabar una superbike. Por ello SixtySeven Pictures, una productora alemana especializada en contenido relacionado con el mundo del motor (puede que conozcas algún vídeo de Format67) ha decidido hacer las cosas de otra manera.

Para ello han recurrido a un Caterham Super Seven muy particular, reconvertido en un coche cámara. Y puedes pensar que cómo es posible acoplar todos los artilugios de un coche cámara tradicional en un coche que por tener no tiene ni techo ni puertas. De hecho les ha costado un mes de duro trabajo pero lo cierto es que han conseguido hacer un coche cámara capaz mucho más ligero que su competencia y al que como puede verse en las imágenes podría decirse que no le falta de nada.

Para seguir el ritmo de la grabación está equipado con el motor de una Honda CBR1000 remapeado asociado a una caja de cambios secuencial también de la Fireblade, complementado con un escape de titanio creado por los maestros eslovenos de Akrapovič lo que en suma se traduce en unos 180 CV de potencia.

También cuenta con un eje de transmisión personalizado y un diferencial de deslizamiento limitado Quaife, una suspensión especial con amortiguadores Koni para soportar el peso extra, y unas pinzas de freno AP Racing.

El interior cuenta muy pocas comodidades para ahorrar peso al máximo, con unos asientos de fibra de vidrio, y una consola central, tablero de instrumentos y guardabarros delanteros en fibra de carbono.

El resultado es un coche cámara con solo 480 kg de peso listo para alzanzar hasta 220 km/h y seguir el ritmo de cualquier vehículo que se le ponga por delante a la hora de grabar, con un paso por curva envidiable con el que los SUVs de Hollywood simplemente no pueden ni soñar. ¿Quieres ver de qué es capaz?