Boxster-ruso
El Porsche Boxster más falso llega desde Rusia… y parte de un Lada
Collage indy monaco
Horarios y cómo ver el GP de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 millas de Indianápolis
21226040 2019 - renault m gane r s trophy-r record at the n rburgring
Renault Mégane R.S. Trophy-R: Con un récord bajo el brazo
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Gettyimages-1138936874
Convierte tu automóvil en un coche conectado con tu móvil y este dispositivo

Así pone a prueba Bugatti la primera pinza de freno impresa en 3D

Es una creación pionera en el mundo y el Grupo Volkswagen ha querido mostrarnos la exigente prueba a la que se somete. Todo un espectáculo de chispas y componentes al rojo vivo.

Freno-impresora-3d

A principios de este año Bugatti sorprendió mostrando que había desarrollado la primera pinza de freno de producción en serie impresa en 3D y que estaba destinada para sus futuros modelos. Modelos que siendo capaces de alcanzar velocidades casi imposibles de vivir para la mayoría de los mortales necesitan de unos frenos a la altura capaces de volver a parar un coche que ha superado holgadamente los 400 km/h. Por ello incluso este nuevo proyecto se somete a las más exigentes pruebas en las instalaciones de la marca. Y son todo un espectáculo.

Porque gracias al canal del Grupo Volkswagen podemos ver este vídeo que muestra precisamente cómo el equipo de ingeniería de Bugatti somete a esta pinza de titanio de menos de 3 kilos de peso a las mayores cargas de estrés. Eso traducido a imágenes es ver girar un disco de freno a altísima velocidad para pasar de un frío gris a un rojo incandescente en cuanto la pinza actúa y comienza a frenar. Un festival de chispas y materiales al rojo vivo a temperaturas que no somos capaces de imaginar. Bueno, sí, según el ordenador a más de 1.020 ºC.

 

Esta pinza 2,2 kg más ligera que la que lleva el Buggatti Chiron está fabricada a partir de 2.213 capas de polvo de titanio que se funden usando láseres durante en un proceso que dura 45 horas. Luego, tras eliminar todo rastro residual se cocina en un horno durante 10 horas a 700º C y a 100º al final del proceso. Posteriormente se somete a una combinación de tratamientos mecánicos, físicos y químicos para garantizar la resistencia del metal, creando una pieza increíblemente duradera y capaz de soportar condiciones como las que hemos visto en imágenes.

Solo queda saber qué futuro modelo de Bugatti podría usar unos frenos así de avanzados. ¿Te lo imaginas?