Gettyimages-1140674359
¿Cómo llevar tu bici en el coche? Estos son los portabicicletas –seguros– más baratos
48738642 403
Roban este Ferrari 288 GTO tras realizar una prueba de conducción
1017503876-lat-20190514-lat miller 2019 05 14 0043
Un pinchazo boicotea los planes de Fernando Alonso en la clasificación
Land-rover-v8-soho
Este Land Rover Defender ‘Project Soho’ esconde todo un V8 heredado del Corvette
Seat-leon-st-cupra-r-01
Conducimos el Seat León ST Cupra R: El más caro, ¿el mejor?

BMW X5 M50d by G-Power: Torrente de energía

El modelo alemán se ha renovado recientemente y eso no ha pasado desapercibido por algunos especialistas del sector que se han atrevido a mejorar el rendimiento del motor de cuatro turbos alimentado por gasóleo, así como la imagen del coloso de Múnich.

G-power-bmw-x5-m50d

En el mercado actual podemos encontrar determinados modelos que recurren a unos propulsores turbodiésel bastante atractivos como, por ejemplo, el seis cilindros en línea con nada menos que cuatro turbocompresores que monta la cuarta generación del coloso alemán de Múnich, es decir, el BMW X5.

Los ingenieros de la marca alemana decidieron dotar a la versión M50d de un bloque que es capaz de entregar 400 caballos y un elevado par máximo de 760 Nm, o lo que es lo mismo, 10 Nm más que el todopoderoso X5 M más reciente. Estas cifras hacen posible que el SUV germano pueda acelerar de 0 a 100 km/h en unos respetables 5,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima (limitada) de 250 km/h. Sin embargo, existen especialistas que no se conforman con estos números y uno de ellos es G-Power.

El reputado preparador aún está trabajando en el proyecto de cuarta generación del X5 y no ha desvelado todos los detalles de este trabajo, aunque eso no ha evitado para que nos ofrezca la potencia final que ha extraído del seis cilindros de gasóleo. Con la ayuda de una ECU personalizada, que ahora ofrece un mapa motor más agresivo, el SUV eleva su potencia hasta los 475 caballos y el par máximo hasta unos llamativos 865 Nm. Una mejora que también se traducirá en sus nuevas prestaciones, aunque tendremos que esperar unas semanas para conocerlas.

El proyecto se completará con una serie de modificaciones estéticas que harán del X5 un ejemplar mucho más vistoso, deportivo y agresivo, recurriendo a determinados elementos fabricados en fibra de carbono, suspensión más firme y rebajada, así como un juego de llantas de grandes dimensiones y distintos acabados. En su interior, esperamos alfombrillas personalizadas, pedales de aluminio, inserciones decorativas y algún que otro logotipo de la compañía.

Para finalizar, cabe destacar que el preparador tiene reservado una serie de actualizaciones para las diferentes mecánicas de la cuarta generación del modelo alemán. Nos quedaremos con el xDrive30d, puesto que se vende en nuestro mercado, el cual pasa de los 265 CV originales hasta los 315 caballos.