Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?
Alonso mclaren indy q 2019 1
McLaren se disculpa con Alonso tras el fracaso de Indianápolis
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper
1017510998-lat-20190518-levitt-i500-0519 34589
Fernando Alonso no logra la machada y se queda fuera de las 500 millas de Indianápolis
Vonnen-porsche-911-hybrid-port
Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid

El Audi e-tron escala el Mausefalle y su pendiente del 85%

El fabricante alemán ha enviado a su primer modelo 100% eléctrico a una de las montañas más peligrosas y famosas del mundo, demostrando la capacidad de su sistema de tracción quattro en un escenario muy difícil de superar, pues cuenta con una elevadísima pendiente, aunque esta no fue suficiente para el SUV germano.

A192023 medium

El pasado año siempre quedará en el recuerdo de Audi y no lo decimos por el número de ventas globales de la compañía, sino por el lanzamiento de un producto muy especial que supone el comienzo de una nueva era en la firma de los cuatro aros. Nos referimos al e-tron, es decir, el primer modelo 100% eléctrico y el más avanzado en toda su historia.

Dada su relevancia, la marca alemana ha utilizado al SUV eléctrico para demostrar la eficacia y el rendimiento de uno de los sistemas más característicos que podemos encontrar en la mayoría de sus modelos, la tracción quattro. Para ello, se ha dirigido a uno de los escenarios más famosos por todos aquellos amantes del esquí, así como uno de los más peligrosos del mundo, el “Streif”. Una pista legendaria que pertenece al pico Mausefalle, ubicado en Kitzbühel, Austria, donde se disputa, desde hace 75 años, la denominada Hahnenkamm Race.

 

El principal desafío de este lugar es superar una de las pendientes más pronunciadas que existen y es que el 85% de desnivel no está pensado para cualquiera. Sin embargo, desde la marca alemana han pensado que el Audi e-tron era el candidato ideal para poder superar esta dificultad y para ello han llevado a cabo una puesta a punto específica, dotando al SUV de un tercer motor eléctrico en el eje trasero – sumado a los dos existentes, uno delante y otro detrás – para así aumentar la potencia hasta los 370 kW (496 CV) con un par máximo en rueda de nada menos que 8.920 Nm.

Además, Audi modificó el software para poder distribuir y entregar el par motor a las ruedas de una forma más eficaz en un terreno como este, al mismo tiempo que equipaba al SUV eléctrico con unas llantas de 19 pulgadas y unos neumáticos especiales con unos púas desarrolladas específicamente para este evento, las cuales proporcionaron el agarre necesario sobre la nieve y el hielo. El encargado de ponerse a los mandos, Mattias Ekström, campeón del mundo de Rallycross y DTM, comentó lo siguiente: “La conquista de un gradiente de 85% parece imposible al principio. Incluso me impresionó la forma en que este coche maneja un terreno tan difícil.”

Para ofrecer una mayor seguridad, el Audi e-tron estaba equipado con una jaula antivuelco y un asiento de competición con seis puntos de anclaje. No obstante, el propio vehículo contaba con un arnés de seguridad. Por último cabe destacar que el coche lucía una decoración especial que hacía referencia a uno de los socios de la marca alemana en el evento, Red Bull.