Pulsar-plus
El cargador doméstico definitivo para coche eléctrico es español y ya está a la venta
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Audi-q5-hibrido-enchufable-02
Audi Q5 55 TFSIe quattro: Hora de enchufarse
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Radar gc archivo
Cazado a 162 km/h, un conductor que circulaba por una travesía limitada a 50 en León

Así acelera el Tesla Roadster y sus 10.000 Nm

Aún no ha llegado a los concesionarios pero eso no ha evitado que algunos privilegiados hayan experimentado de primera mano la espectacular aceleración que ofrece el Tesla más prestacional. Ahora, tu turno.

Sin titulo

Hace poco más de un año, Tesla sorprendió a todos al presentar la segunda generación del Roadster, es decir, el modelo más prestacional de la firma californiana, aunque eso sí, en forma de prototipo. 

Pese a ello, la firma dirigida por aquel entonces por Elon Musk anunciaba unas cifras impresionantes que dejaron heladas a los allí presentes y a todos los aficionados al mundo del motor. Decimos esto porque los planes para el Tesla Roadster pasaban por ofrecer un vehículo con tres motores eléctricos, baterías de 200 kWh de capacidad y un estratosférico par máximo de nada menos que 10.000 Nm.

 

De esta forma el futuro eléctrico de Tesla anunciaba unas prestaciones al alcance de muy pocos automóviles de la actualidad y es que el Roadster promete alcanzar los 100 km/h en apenas 2,1 segundos; los 162, en 4,2 segundos y su velocidad máxima es superior a los 400 km/h. Todo ello sin penalizar a la autonomía, pues el modelo anuncia unos alucinantes 1.000 kilómetros con una sola carga, a un precio base de 200.000 dólares, unos 175.000 euros al cambio.

Ahora, un año después, la propia Tesla ha mostrado un nuevo vídeo en el que podemos comprobar cuál es la reacción de varias personas que pudieron experimentar de primera mano la espectacular aceleración del biplaza eléctrico. No hace falta decir mucho más, pues la sorpresa que se llevan es mayúscula. Veamos al Roadster en acción.