Nissan-gtr-render
Este Nissan GT-R se pone el traje de competición para acaparar todas las miradas
1017545567-lat-20190608- 56i5577
McLaren cree que el potencial de sus cambios se verá a partir de la temporada 2020
Peaje
Autopistas de peaje: Todo lo que tienes que saber para ahorrar este verano
Toyota 3
Toyota explica el problema de ‘Pechito’ López
Toyota gr super sport
Toyota GR Super Sport: El primer Hypercar de Le Mans ya rueda

Prueba a fondo del Maserati Quattroporte Diesel: Economía a la italiana

El Quattroporte era la única berlina de lujo que no contaba con una mecánica Diesel; ya ha sucumbido a esta tendencia que iniciaron hace años las firmas alemanas y que es compatible con las altas prestaciones.

El sistema Skyhook de amortiguadores adaptativos es de serie.

El lanzamiento del Maserati Ghibli con motor de gasóleo ya fue un adelanto y era cuestión de tiempo que el gran Quattroporte montara un propulsor del estilo. Ya está aquí: es más grande y más caro que la mayoría de sus rivales, pero con un estilo realmente personal y que se ha refinado a lo largo de seis generaciones.
El bloque es el mismo del Ghibli, un V6 de tres litros que previamente se había estrenado en el Jeep Grand Cherokee y que fabrica la firma italiana VM Motori, propiedad de Fiat y de General Motors. Aunque existe en variantes de 190 y 250 caballos, para el Quattroporte se ha elegido la más potente de 275, acoplada al ya inevitable cambio automático ZF de ocho relaciones con convertidor de par.

Motor compartido
Aunque este bloque nos pareció agradable y suficientemente silencioso en el Jeep Grand Cherokee, lo cierto es que en el Quattroporte no resulta tan equilibrado, sobre todo, si tenemos en cuenta que su precio de partida supera los 100.000 euros y que tiene rivales de muy alto nivel. El sonido Diesel es apreciable en el habitáculo, cosa que no sucede con modelos alemanes en los que es difícil saber qué tipo de mecánica emplea. El sistema Maserati Active Sound, que modula el 'ruido' del escape, consigue que desde el exterior parezca un V8 de gasolina cuando elegimos uno de los dos modos de conducción Sport, pero dentro sigue recordándonos 'a Diesel'.

Además, cada arranque del Stop&Start supone una pequeña y poco agradable sacudida de toda la carrocería.
A su favor tiene una respuesta rápida y contundente, ayudado por el eficaz cambio de marchas, y unos consumos que pueden considerarse buenos, aunque en conducción normal es difícil bajar de los 7,5 litros. El bastidor es uno de los puntos fuertes del Quattroporte, aunque no resulta especialmente racing, pero es que con 5,26 metros de largo y unas suspensiones pensadas para clientes adinerados de cierta edad, la deportividad es un concepto limitado.

Siempre cómodo
Como buen Maserati cuenta con el sistema de amortiguadores Skyhood que regula constantemente la dureza. Dispone de cinco modos de conducción diferentes –Normal, Sport, Manual, Manual Sport e ICE de máxima eficiencia– seleccionables mediante un pulsador situado junto al cambio, que modifica diferentes parámetros del Quattroporte, entre ellos la suspensión. Lo cierto es que, incluso en los modos Sport, sigue siendo un vehículo cómodo y el endurecimiento de la suspensión es mínimo. Los neumáticos tienen menor sección y mayor perfil delante que detrás, con unas medidas idénticas a las utilizadas por sus 'enemigos' germanos, todos ellos con llanta 19 de serie.

A pesar de ese buen nivel de comodidad el Quattroporte es mucho más ágil de lo que se pudiera pensar y permite realizar rápidos cambios de apoyo con total seguridad en carreteras reviradas, algo a lo que contribuye su dirección, con asistencia hidraúlica pero rápida y con tan sólo 2,7 vueltas de volante entre topes.

El Quattroporte hace valer su estilo y exclusividad por encima de la deportividad

Pocas ayudas a la conducción
Otro de los puntos flacos del Quattroporte es la ausencia de equipamiento tecnológico de asistencia a la conducción. Las berlinas alemanas son un referente en este apartado y el Maserati no tiene ni puede llevar elementos que ya están presentes incluso en utilitarios, como el control de ángulo muerto, lector de señales de tráfico, alerta de cambio de carril y ninguna de las sorprendentes sofisticaciones tecnológicas que montan sus rivales.

A pesar de ello su precio de partida es el más alto de todo el grupo y aun así la lista de opciones es larga debiendo pagar aparte elementos como el equipo de sonido Bowers & Wilkins, techo solar, asientos ventilados, volante calefactado o alguno de los tipos de madera interior.

Precio, equipamiento y ficha técnica del Maserati Quattroporte Diesel 275 CV