Aston martin valkyrie engine (1)
Aston Martin muestra nuevas imágenes del V12 del Valkyrie… y confirma que alcanza 11.100 rpm
Gettyimages-689538156
Rick Mears lo tiene claro: “Alonso se sube a cualquier coche y va rápido”
Peaje autopistas rebaja
El Gobierno rebaja un 30% el precio en el peaje de las 9 autopistas rescatadas
One-plus-mclaren-01
McLaren y OnePlus se unen para crear el smartphone más rápido del planeta
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos

Ford Focus 2019: 20 años después, nuevo

La cuarta generación del compacto de Ford era una de las novedades más esperadas del año y aunque su imagen se filtró en la web hace un par de meses, no ha sido hasta hoy cuando hemos podido contemplarlo en todo su esplendor. Llega con cuatro variantes bien diferenciadas y su lanzamiento es inminente.

Ford-focus-new-01

Un nuevo Ford Focus ya está aquí y llega dispuesto a dar continuidad al éxito comercial de sus antecesores, que le han permitido alcanzar los 16 millones de unidades vendidas en todo el mundo en sus 20 años de historia. Respecto a estos, la revolución estética es evidente y es que aunque el Focus 2019 conserva cierto ADN estético del último Fiesta, con unos faros delanteros rasgados, un alargado capó, amplios tiradores de las puertas y una cintura elevada, su zaga resulta más original. En ella destacan unos pilotos horizontales de gran tamaño y formas redondeadas. 

Dispuesto sobre la plataforma C2 de reciente desarrollo, este Focus es completamente nuevo y además resulta casi 88 kilos más ligero que su antecesor y presume de una distancia entre ejes 53 milímetros mayor, algo que redunda en unas mayores cotas interiores. Según la marca, hay 5 centímetros más de espacio para las plazas en las plazas traseras y un maletero de volumen generoso. El portón también es más grande pero no lo parece gracias a los citados grupos ópticos y a otros elementos del acabado ST-Line como son el spoiler trasero, las llantas de gran tamaño o los parachoques y faldones específicos.

Con todo y eso, la carrocería, más alargada, también ha mejorado su coeficiente aerodinámico que ahora es de 0,27 Cx un dato brillante para un compacto mientras que a nivel estético, también cabe apuntar los 13 colores en los que está disponible, incluidos los inéditos Orange Glow –naranja–, Dark Mulberry –morado– y Desea Island –azul–.

Ford divide la gama en dos carrocerías: hachtback y wagon –tres si incluimos al Sedán con la que se ha presentado en China para ese mercado– y cuatro estilos: el normal, el Vignale –más lujoso–, ST-Line –deportivo– y el Active –off road–, una oferta que es prácticamente calcada a la del nuevo Fiesta.

A nivel de equipamiento, el Focus llega acompañado una vez más por un auténtico arsenal tecnológico. Recordemos que este modelo popularizó sistemas de ayuda a la conducción que en el momento de su lanzamiento, allá por 2011, estaban reservados a los vehículos de gama alta y ahora vuelve a la carga alcanzando un nivel 2 de conducción autónoma y presumiendo de una gran dotación tecnológica. Los responsables de que el nuevo Focus conduzca prácticamente sólo son el control de crucero adaptativo ACC, el sistema Stop&Go, el reconocimiento de señales y sobre todo, denominado Lane Centering, que te mantiene en el carril indicado en todo momento.

A nivel estético el interior del Focus se asemeja mucho al del Fiesta, con una gran pantalla cercana al conductor que, en este caso, se puede COMBINAR con un completo head up display.

Todos estos sistemas funcionan a velocidades de hasta 200 km/h y se pueden combinar con la iluminación activa, con regulación de intensidad y dirección y sistema anti-deslumbramientos o con un asistente de aparcamiento 'Active Park Assist 2' de última generación. Por supuesto, el Focus también se beneficia del denominado Ford MyKey, una segunda llave para la que podemos configurar un coche más seguro a todos los niveles, con limitación de prestaciones y distracciones –indicado para conductores noveles– y del FordPass Connect, lo último en conectividad que permite crear un punto de acceso WiFi para hasta 10 dispositivos a bordo, cargar smartphones de forma inalámbrica o reproducir su contenido mediante los softwares Apple CarPlay y Android Auto.

En el plano mecánico la oferta del Focus 2018 también resulta amplísima y es que está compuesta por hasta ocho motorizaciones de gasolina y tres diésel. Entre las primeras nos encontramos con los 1.0 EcoBoost de 85, 100 y 125 caballos, y los 1.5 Ecoboost de 150 y 180 CV, este último el más potente en el momento del lanzamiento a la espera los futuros ST y RS y es que este último rondará los 400 caballos tal y como te adelantamos aquí. En cualquier caso, lo más llamativo a día de hoy es que todos los motores EcoBoost de Ford cuentan con desactivación de cilindros, algo que les permite ahorrar combustible y rebajar sus emisiones, declarando cifras de 109 gr/km a los 100 para los 1.0 y 120 gr/km para los 1.5.

Respecto a los diésel, la gama la componen los 1.5 TDCi de 95 y 120 caballos, estrenados recientemente en el Fiesta, y un 2.0 de 150, todos ellos denominados EcoBlue y con unas emisiones medias que arrancan en los 94 gr/km.

En el apartado de las transmisiones, todos los Focus 2018 llevan de serie la caja manual de seis marchas pero, opcionalmente algunos pueden incorporar una nueva automática de ocho. Se trata de los 1.0 EcoBoost de 125 CV, la 1.5 EcoBoost de 150 CV, la 1.5 EcoBlue de 120 CV y la 2.0 EcoBlue de 150 CV.

Presentado simultáneamente en Europa y China, si bien en el país asiático sólo mediante una variante sedán que de momento no llegará a nuestro mercado, el Ford Focus de cuarta generación llegará a los concesionarios españoles este verano con su carrocería hatchback, de cinco puertas, aunque el resto se irán incorporando paulatinamente. Lo mejor de todo es que pese a los avances que introduce, se espera que los precios de salida se mantengan entre los 16.000 y los 30.000 euros.