Nissan-gtr-render
Este Nissan GT-R se pone el traje de competición para acaparar todas las miradas
1017545567-lat-20190608- 56i5577
McLaren cree que el potencial de sus cambios se verá a partir de la temporada 2020
Peaje
Autopistas de peaje: Todo lo que tienes que saber para ahorrar este verano
Toyota 3
Toyota explica el problema de ‘Pechito’ López
Toyota gr super sport
Toyota GR Super Sport: El primer Hypercar de Le Mans ya rueda

Bentley Flying Spur 2019: El transatlántico alado ya está aquí

La berlina más avanzada de la marca británica regresa a escena con una figura más escultural que nunca, un chasis más dinámico y una carga tecnológica con la que impresionar a cualquiera. Así es el Bentley Flying Spur de tercera generación.

New-bentley-flying-spur-(5)

Este año se cumple el 100º aniversario de uno de los fabricantes de automóviles más emblemáticos y lujosos, Bentley. Qué mejor manera de celebrarlo que con un evento en el que acaba de ver la luz este nuevo Flying Spur, su berlina más atlética y sofisticada.

En su tercera generación, el Bentley Flying Spur adopta una figura general más estilizada, con una zaga tan afilada que recuerda en buena medida a la de las berlinas coupé más lujosas y reconocibles del mercado. Las fotografías oficiales dan buena muestra de ello, pero también revelan un frontal continuista, que sigue emparentando directamente a este modelo con el Continental GT del que deriva, pese a prescindir de esa etiqueta de 'Continental' definitivamente.

La plataforma mecánica MSB-F del grupo Volkswagen, es precisamente ese elemento compartido entre ambos modelos y hablamos del mismo chasis que emplea el último Porsche Panamera, algo que promete avanzar notablemente en aspectos como la ligereza y el dinamismo, pero también en el aprovechamiento del espacio interior.

Pese a estos cambios profundos en la carrocería, la berlina de Crewe mantiene sus tres volúmenes y por tanto, su maletero independiente. Así, alcanza los 5,30 metros de largo y presenta también una batalla superior, de 3,19 metros. Los faros y pilotos ganan tamaño igualmente y modifican su forma e iluminación en busca de un mayor atractivo, pero también de una mayor funcionalidad pues los delanteros, por ejemplo, cuentan con tecnología full led y son adaptativos. Con todo y eso, el salto generacional de este Flying Spur es todavía más evidente en el interior, el gran favorecido por este aumento de talla.

El habitáculo del nuevo Bentley Flying Spur dispone de elementos tan sofisticados como un gran cuadro de mandos digital o una pantalla central que emerge del salpicadero, que conviven con otros tan clásicos como la tapicería de cuero, las inserciones de maderas nobles o el reloj analógico de marca Breitling, siempre en un lugar privilegiado. De la misma forma, destacan los dos grandes butacones de la zona posterior y a nivel de equipamiento, los numerosos asistentes a la conducción que le permitirán rodar de forma autónoma tanto en los atascos como en determinados tramos de carretera abierta durante algunos instantes.

El catálogo de elementos personalizables a nivel de estética y confort, no es menos atractivo con una paleta que da a elegir entre 15 tipos de cuero para su tapicería o un equipo de sonido que cuenta de serie con diez altavoces, aunque opcionalmente con 16, gracias y que pone para los más exigentes un Bang & Olufsen de 1.500 W con 19 altavoces o un Naim con 2.200 W de potencia. 

Otros aspectos destacados de esta nueva generación vendrán con la incorporación, por primera vez, de un sistema de dirección en las cuatro ruedas que promete mejorar tanto la estabilidad a velocidades de crucero, como la agilidad en ciudad. Además, su tracción total enviará la energía del propulsor a las ruedas traseras en condiciones normales, recurriendo a las delanteras en caso de detectar alguna pérdida de adherencia. Y no podemos olvidar el sistema Dynamic Ride, el cual cambia la rigidez de la suspensión a petición del conductor para minimizar el balanceo de la carrocería.

Bajo el capó de la lujosa berlina que tienes delante se oculta el propulsor W12 biturbo de 6.0 litros que entrega 635 caballos de potencia y un par máximo de 900 Nm tras su última evolución. Sin duda, un motor de lo más acorde para una máquina que busca la mayor distinción y refinamiento. Recordemos que en el Continental GT, este bloque le permite al Gran Turismo acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 3,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 333 km/h.

La famosa 'B' alada se advierte en sus pilotos traseros y entre los 17 colores disponibles para la carrocería, destacan algunos nuevos como este rojo.    

El Bentley Flying Spur de tercera generación contará más adelante con versiones V8 más 'asequibles' e incluso un híbrido enchufable que permitirá reducir notablemente sus emisiones medias. Sin embargo, las primeras unidades, que se podrán reservar este mismo otoño, tendrán un precio superior a los 270.000 euros.