9a3cb070-vw-interactive-headlights-and-taillights-25
Así funciona el futuro sistema de iluminación de Volkswagen
Sut united states  1690730
La lluvia no aparece y Hamilton se lleva una ajustada Pole en Austin
Mercedes-cls-prueba-captura
Prueba Mercedes CLS 350d: Súper clase para cinco
Alonso q austin 2018 1
Alonso, 14º en parrilla: “No nos hemos dejado nada en ninguna vuelta”
Emisiones co2
Los coches nuevos vendidos en 2018 ya emiten más CO2 que los de 2017

Prueba Opel Corsa 1.4 GLP: Apuesta por el Autogas

Más de 26 millones de vehículos en todo el planeta utilizan ya el AutoGas o GLP para automoción, un combustible alternativo que gana popularidad en España. Hemos probado su eficacia en el Opel Corsa.

140617 516

Cuesta alrededor de un 50% menos que los combustibles convencionales y es mucho más limpio. Hablamos del AutoGas o Gas Licuado de Petróleo para automoción, un combustible alternativo utilizado por millones de vehículos en todo el mundo. Esta mezcla de propano y butano obtenida en el proceso de refinado del petróleo se ha popularizado en los últimos 10 años; son muchas sus ventajas y se postula como una de las mejores alternativas a corto y largo plazo.

Prueba de ello son los más de 370 puntos de abastecimiento de AutoGas en las estaciones de servicio Repsol en España, un número que no deja de crecer y se suma a los más de 30.000 puntos existentes en toda Europa.

Alternativa real

Una de las mayores virtudes del GLP es su ecología ya que respeta el medio ambiente y es más sostenible que los combustibles tradicionales; tanto es así que no emite casi partículas. Asimismo, reduce hasta un 14% la emisión de CO2 respecto a los motores gasolina, cifra que aumenta hasta un 96% si lo comparamos con los diésel. En términos de ruido hablamos de una mejora del 50% respecto a los propulsores convencionales. En marcha se hace imperceptible el cambio de funcionamiento entre AutoGas y gasolina.

Muy sencillo: El repostaje de ambos tanques se realiza a través de la boca de los depósitos. Para el AutoGas es necesario un pequeño adaptador.

Otra de las ventajas radica en el ahorro al bolsillo. El coste medio actual es de entorno a 60 céntimos por litro, prácticamente la mitad de lo que cuesta el litro de gasolina hoy en día. A nivel de mantenimiento hablamos de un gasto idéntico al del resto de mecánicas conocidas, a los que también iguala en términos de fiabilidad y durabilidad. Los propulsores que funcionan con AutoGas se benefician también de ayudas por parte del gobierno central y algunos ayuntamientos y comunidades autónomas –ciertos municipios establecen descuentos en el impuesto de circulación–.

El Plan MOVEA contempla la subvención de 500 euros por la compra o conversión de un coche a GLP mientras que la DGT les otorga la etiqueta ECO, quedando exentos de las restricciones al tráfico en caso de que se apliquen en las grandes ciudades. Asimismo, siempre y cuando se indique en los paneles, les está permitido ir por el carril bus/VAO aún cuando circulan con un único ocupante. Además se ven favorecidos con importantes bonificaciones en las zonas de Servicio de Estacionamiento Regulado –SER–; en Madrid el descuento llega a ser del 60%.

La DGT premia a los vehículos de AutoGas con la etiqueta ECO. Se libran así de las restricciones en las grandes ciudades.

La autonomía es otra de sus claves. La combinación de los depósitos de gasolina y GLP permite recorrer 1.200 kilómetros sin parar a repostar. Un alcance propio de los diésel, aunque en este caso el coste de utilización es menor y los niveles de contaminación se reducen drásticamente. 

Presume de limpieza y autonomía

Ya son varios los fabricantes que ofrecen, al menos, una variante de AutoGas en su gama. Uno de los mejores ejemplos es Opel; la firma alemana dispone de opciones impulsadas por GLP para los Adam, Corsa, Astra, Mokka y Zafira. Nosotros hemos comprobado las virtudes de este combustible alternativo en el Corsa. La instalación del sistema de AutoGas –de serie– no repercute de ninguna manera en el aspecto del vehículo o la habitabilidad interior. El depósito de GLP ha sido ubicado en el hueco para la rueda de repuesto y los materiales utilizados para su construcción garantizan la seguridad en caso de accidente. Un botón situado en la consola central permite escoger con qué combustible circular: GLP o gasolina mientras que un indicador en el panel de instrumentos informa de la autonomía disponible en cada caso. El bloque atmosférico de 1.4 litros entrega 90 caballos de potencia y su condición bifuel le convierte en la alternativa más eficiente de toda la gama. En modo gas ahorra un 50% en el coste del combustible –consume 6,9 litros de GLP en ciclo combinado–, mientras que las emisiones de CO2 se reducen en un 13% respecto al modo gasolina –113 gramos por kilómetro–.