Mercedes-300sl-en-cuba-2
Este Mercedes 300 SL ‘Gullwing’ está abandonado ¡en Cuba!
Alonso casco cota
Alonso: “Estoy contento y orgulloso de poder mantener la relación con McLaren”
All-new-hyundai-kona-(28)
Al volante del nuevo Hyundai Kona: Ser diferente tiene atractivo
Sut usa grand prix 1544526
Hamilton no ‘hincará las rodillas’ en Austin
2018-chevrolet-colorado-zr2-dusk-and-midnight-editions-087
Chevrolet Colorado ZR2 2018: Estreno en el Sema Show 2017

Probamos el Honda Accord 2018: Tamaño medio, categoría superior

El Accord de décima generación ya está entre nosotros y la mejor forma de comprobar sus avances tecnológicos y sus mecánicas refinadas es dando una paseo con él. Su renovado diseño y una habitabilidad mejorada gracias a su batalla, prometen poner las cosas difíciles a sus rivales.

2018-honda-accord-153

En 31 ocasiones hemos elegido al Honda Accord como uno de los 10 mejores coches del año y si alguna vez has tenido la oportunidad de ponerte a los mandos de uno de ellos, entenderás de lo que estamos hablando. Más allá de su fiabilidad y manejo, el Accord destaca por cumplir a la perfección su misión: ser un medio de transporte asequible, espacioso y cómodo.

Pero los tiempos están cambiando y los versátiles crossovers como el Honda CR-V se presentan como la elección más práctica y racional, dejando a un lado a los sedanes de tamaño intermedio. Mazda o Toyota han empezado a atraer de nuevo a las masas priorizando el estilo y las sensaciones al volante. Por tanto, nos preguntamos: ¿Estará la décima generación del Accord a la altura? 

Estilo y Esencia 

Su nuevo aspecto estilizado demuestra que Honda ha entendido que anteriormente no había estado a la altura. El diseño del anterior Accord ha dejado paso a una carrocería estilo fastback que se combina con un ‘escalón’ que vemos en su mitad inferior, otorgándole un aspecto vigoroso y atlético. Con una batalla 5,3 centímetros más larga y unos voladizos más compactos, en un vehículo que es 0,7 centímetros más corto, hacen que este coche parezca mucho más grande que antes. Es probablemente el Accord más elegante de todos los que conocemos, en parte por evitar algunos rasgos extravagantes que vemos en el Civic actual.

Esfuerzos como este en mejorar la apariencia suelen llevar de la mano un sacrificio en el aspecto funcional, pero no en alguien con la experiencia de Honda. La altura de la cabeza en las plazas traseras ha sido reducida apenas medio centímetro gracias a un ‘vaciado’ del techo que permite un amplio espacio incluso para personas de gran altura. Eso sí, tendrán que agacharse más de la cuenta para poder acceder al interior. Además, el espacio para la piernas ha aumentado con respecto a la generación previa. Sin embargo, la visibilidad trasera no es tan buena como la del Accord anterior con su típica carrocería de tres volúmenes.  

Guiño al Cambio Manual

A pesar de que la mayoría de fabricantes han privado a sus sedanes de tamaño intermedio de una palanca de cambios tradicional, Honda ha escuchado los deseos de los más puristas al añadir una transmisión manual de seis relaciones a todos los propulsores del nuevo Accord. La gama se compone de dos motores turboalimentados de cuatro cilindros e inyección directa con un desplazamiento de 1.5 litros para el modelo base y un 2.0 litros para el sustituto del viejo V6.

Ambos motores se pueden encontrar en la gama actual de Honda. El 1.5 litros cuenta con 192 caballos y 260 Nm de par motor (Civic y CR-V), mientras que el 2.0 litros comparte la misma arquitectura que encontramos en el propulsor del Civic Type R. En esta ocasión se conforma con 252 caballos y un par motor que supera al ofrecido por el anterior V6, el cual entregaba 340 Nm a 4.900 revoluciones por los 370 actuales a 1.500. Mientras nosotros nos contentamos con el cambio manual, ofrecido únicamente en los modelos deportivos, la mayoría de las ventas del Accord irán asociadas a los automáticos. Estos son, un variador continuo (CVT) para la versión de 1.5 litros y un convertidor de par de 10 velocidades para el 2.0.

El propulsor de 2.0 litros es tan suave, silencioso y refinado que nunca pensarías que comparte algo con el estridente del Type R.

Su empuje, con cualquier transmisión, es lo suficientemente contundente como para olvidar al V6. Ofrece una entrega de potencia lineal durante todo el rango de revoluciones y apenas existe turbo lag. El cambio de 10 velocidades se antoja como el compañero ideal para este propulsor flexible, con unos cambios rápidos y discretos que ofrecen a este motor un carácter fino y esmerado. Si lo unimos al cambio manual, las sensaciones son algo más negativas, ya que pierde ese carácter y emoción que si tenía el V6.

El Accord es un sedán deportivo maduro, tranquilo y sereno cuando tú quieres que lo sea pero listo y dispuesto a divertirse cuando se lo pides. Con un sentido de plena armonía entre los controles primarios (acelerador, freno, embrague, dirección, etc.) y la respuesta del chasis, el Accord genera bastante confianza. La dirección no ofrece todo el tacto que nos gustaría pero en un vehículo de estas características no supone ningún problema. Con una mezcla entre docilidad y firmeza, su comportamiento y la absorción de baches son similares a la de otros coches de mayor categoría. Además, nuestro sentido del oído nos indica que el nuevo habitáculo es más silencioso que nunca.

Este sentido de refinamiento se extiende al propulsor de 1.5 litros. Aunque no es tan enérgico como su hermano mayor, el pequeño motor es más que suficiente como para mover al Accord con entusiasmo. Al igual que ocurre en el Civic con este bloque, su combinación con el cambio CVT es perfecta para ofrecer una respuesta rápida al acelerador sin que aparezca cierto titubeo. Nuestra breve experiencia con el 1.5 Sport con cambio manual es suficiente como para afirmar que esta combinación hará trabajar un poco más al conductor para sacar el mismo resultado, aunque esa es parte de la diversión de una transmisión de este tipo.

Según Honda, el propulsor de 1.5 litros es entre 50 y 75 kilos más ligero que el 2.4 al que sustituye.

Si tenemos en cuenta las llantas de 19 pulgadas que monta la versión de 2.0 litros, estas de 17 del 1.5 aportan un extra de calidad al confort en marcha. La suspensión adaptativa y su modo sport parecen innecesarios dada la excelente configuración estándar que ofrece. 

Calidad en el Interior

Paradójicamente, el nuevo habitáculo del Accord es por un lado un regreso a la simplicidad pero por otro un paso adelante en sofisticación. Un agradable panel de instrumentos minimalista da la bienvenida al conductor con un velocímetro y un tacómetro claramente marcados. De hecho, los dos son tan parecidos que te llevará unos segundos identificar que el tacómetro, situado a la izquierda, es en realidad un display de alta resolución que muestra información del viaje, el teléfono, datos de navegación, audio, etc. Curiosamente, el velocímetro sólo se comporta de una forma parecida en los modelos Touring equipados con el head-up display.

Tanto los materiales como la calidad en general son bastante buenos, con estupendos plásticos, cuero suave, y unos acabados en madera muy convincentes. Los mandos del climatizador que ajustan la temperatura y la velocidad del ventilador nos recuerdan mucho a los utilizados por Audi, tanto por el diseño como por el tacto. Los asientos delanteros están muy bien acolchados y sujetan bastante, mientras que en los traseros el espacio para las piernas es suntuoso, beneficiándose de la longitud de su batalla. El salpicadero también es espacioso, con una amplia consola central, unos posavasos muy buenos y un gran compartimento en la base con un puerto USB y una salida de 12 voltios.

Tenemos que aplaudir a Honda por admitir sus fallos en el sistema de infoentretenimiento. Después de dotar a muchos de sus modelos con pantallas táctiles frustrantes con los botones muy juntos y mal situados, la firma japonesa ha aprendido de sus errores y el resultado es este nuevo sistema que se caracteriza por una pantalla atractiva y fácil de utilizar (7 pulgadas estándar y de 8 opcional). Aunque te puede llevar un pequeño tiempo aprender todos los ajustes del menú, el funcionamiento básico es bueno y el simple hecho de cambiar la emisora de radio se puede hacer con facilidad sin distraerte de la carretera. El sistema Apple CarPlay y Android Auto viene de serie en todas las versiones excepto en el Accord LX. 

Amplio Equipamiento

Si por algún casual apartas tu mirada de la carretera por un tiempo, existen numerosos asistentes de seguridad que velaran por tu integridad. El paquete de detección, compuesto por sistemas como el control de crucero adaptativo, avisador de colisión frontal y el asistente de permanencia de carril, vienen de serie en todas las versiones incluyendo aquellas con cambio manual.

Otro equipamiento estándar que podemos encontrar en el LX incluye climatizador bizona, encendido por botón, cámara trasera o luces de LED para las luces delanteras y traseras. Si avanzamos hacia otras versiones superiores encontramos unos asientos con regulación eléctrica, techo solar, asientos calefactables y ventilados, detector del ángulo muerto, tapicería de cuero, sensor de lluvia, asientos traseros calefactables y suspensión adaptativa, entre otros.

Lo único que podemos echar en falta es un sistema automático de Start/Stop, aunque dadas las cifras de consumo del propulsor 1.5 (7,1 ciclo combinado), esto no parece ser un problema – en el 2.0 aún no están disponibles –. En definitiva, el nuevo Accord es un ejemplo perfecto de magnifica ingeniería, alta calidad y un precio razonable (20.760 – 31.150 €). Además, esta nueva generación es incluso más atractiva en el sentido de su apariencia, conducción y habitabilidad. No sabemos que deparará el futuro de los sedanes de tamaño intermedio pero de lo que estamos seguros es que Honda seguirá estando a la cabeza.

A favor: Motores enérgicos, cambio manual, calidad del interior, dinámica, equilibrio.

En contra: Visibilidad trasera, ausencia motor V6, acceso plazas traseras.