7ea5cb6f-1995-vw-jetta-fast-furious-007
A la venta el Volkswagen Jetta de la película ‘The Fast and the Furious’
Sut german grand p 1650037
¿Posible pareja Kvyat - Wehrlein en la Toro Rosso de 2019?
Ferrari-monza sp1-2019-1600-09
Ferrari Monza SP1 y SP2: El 812 Superfast se transforma
Fia test portada
Quién es quién en el test femenino de la FIA
Seat-tarraco-2019-02
Seat Tarraco: Lo más grande de Seat ya está aquí

Conducimos el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport: Nueva fiera en la jungla del asfalto

El mismo día que Peugeot anuncia el fichaje de Sébastien Loeb para competir en el Dakar junto a 'históricos' como Cyril Després, Stéphane Peterhansel y Carlos Sainz, nos encontramos en el Circuito Vasco Sameiro de Braga, Portugal, para poner a prueba el 308 GTi by Peugeot Sport. Día redondo para la división de altas prestaciones…

Más allá de la deportividad del coche, el 308 GTi demuestra tener argumentos para usarse en el día a día sin ningún tipo de complejidad.

Aún recordamos la pregunta que hicimos a los directivos de Peugeot el día de la presentación del 308, hace ahora justo dos años: “¿Habrá una versión GTi?”. Las sonrisas y las miradas de complicidad entre los mismos se saldaron con un “todavía es pronto, pero sí, estamos estudiando la posibilidad de desarrollar una versión deportiva”. Hoy, nuestra espalda reposa en los bacquets del 308 GTi by Peugeot Sport y estamos a punto de iniciar una tanda de vueltas en circuito. Lo tenían todo planificado aunque pareciese que no...

Durante ese tiempo, la firma y su división deportiva Peugeot Sport han estado trabajando para poner a punto un vehículo que, inevitablemente, vamos a comparar con Renault Mégane RS, Seat León Cupra o Ford Focus ST pero, sobre todo, con el Volkswagen Golf GTI. Aunque cada uno da un nivel de potencia, más o menos todos se sitúan en la horquilla de los 30.000 euros, cifra en la que también se mueve el 308 GTi en su versión de acceso de 250 caballos… y salta hasta 32.400 euros para el 270 caballos. Sí, porque el modelo galo se divide para satisfacer a dos tipos de clientes: los que quieren prestaciones sin llegar a un gran nivel y los que desean lo máximo, cueste lo que cueste. Con este desdoblamiento, Peugeot copia la fórmula utilizada en el lanzamiento del León, cuando éste se puso a la venta en versiones de 265 y 280 caballos, si bien ahora el compacto español sólo se ofrece con una motorización de 290 caballos.

La carrocería bicolor en rojo y negro se conoce como 'coupe franche' y cuesta menos de 1.000 euros

Las dos variantes del 308 GTi se basan en el 1.6 THP Euro 6 que ya montan RCZ-R (272 caballos) y 208 GTi (208 caballos), pero cuentan con modificaciones específicas que afectan a los cilindros, a la refrigeración y al escape, por lo que los 20 caballos que hay entre ambos se consigue única y exclusivamente con una reprogramación.

Las diferencias de prestaciones entre el 250 caballos y el 270 caballos quedan reducidas al 0 a 100 kilómetros/hora (6,2 segundos y 6,0 segundos respectivamente) y en el 0 a 1.000 metros (25,6 segundos y 25,3 segundos). El resto de valores como la punta (limitada electrónicamente a 250 kilómetros/hora), las recuperaciones en quinta y en sexta de 80 a 120 por hora (5,7 y 6,7 segundos) o el consumo medio (6,0 litros) son idénticos.

El pequeño volante del i-Cockpit es perfecto para conducir en circuito; no echamos en falta uno tradicional

Si los dos comparten bloque, vías ensanchadas, suspensión (11 milímetros más baja, barra estabilizadora delantera aligerada y muelles rígidos) y una revisión de los controles electrónicos entonces, ¿dónde van a parar los 2.500 euros que existen entre uno y otro? El más potente, además de tener un chute de caballería, lleva un arsenal de detalles que bien valen su precio, como los simulados bacquets con función masaje rematados en cuero y Alcántara, faros con iluminación integral de led, llantas de 19 pulgadas Carbon montadas sobre neumáticos Michelin Pilot Super Sport en medida 235/35, frenos sobredimensionados de 380 milímetros con cuatro pistones para el eje delantero y la joya de la corona: diferencial mecánico Torsen colocado en la caja de cambios.

Y ya que hablamos de la transmisión: es manual de seis relaciones, reforzada para soportar el par y las mayores tensiones a las que va a ser sometida; se trata de la única opción disponible ya que a corto plazo no está prevista una automática con levas.

El trabajo de la suspensión y la dirección hacen que el Torsen entre sólo en situaciones límite

A nuestra cabeza le ha dado tiempo a digerir todo el chorro de datos antes de que nos den la señal de salida a pista. Segundos antes y estacionados en la calle de boxes, apretamos el botón Sport del Driver Sport Pack, que está ubicado junto a la tecla de arranque y parada, y con el que varían la respuesta al pedal del acelerador, el sonido del escape y la iluminación del cuadro de mandos, que pasa de blanca a roja. Ahora sí que el 308 GTi de 270 caballos está listo y aunque el ESP se puede desconectar del todo, decidimos que nos acompañe en nuestra aventura.

La aceleración que conseguimos en el Peugeot es maravillosa por el empuje a partir de las 2.000 revoluciones y escuchar cómo el bloque llega casi al corte de inyección, con la aguja del cuenta rozando las 6.000 vueltas, es muy estimulante. Apenas hemos engranado cuarta y tenemos que reducir a segunda para afrontar una curva parabólica a izquierdas, en la que nos advierten por radio que vamos a apreciar el trabajo del diferencial; pensamos que quizá no vayamos lo suficientemente rápido porque la dejamos atrás sin sentir nada y es que el chasis lo hace todo por sí solo al ser muy neutro de reacciones. No hay que olvidarse en este sentido del buen reparto de pesos y la ligereza en términos generales, pues el coche apenas sobrepasa los 1.200 kilos. En los siguientes pasos por la misma zona y a pesar de aumentar el ritmo no logramos que aparezca el Torsen… hasta que entramos colados y tenemos que rectificar rápidamente; ahí sí que actúa, pero lo hace con una suavidad que nos fascina.

En la siguiente parte del trazado, bastante revirado, nos damos cuenta de que el i-Cockpit con el volante más pequeño de lo normal y colocado en una posición más baja que de costumbre casa a la perfección con la filosofía GTi. Antes teníamos ciertos reparos de que funcionara en un vehículo de estas características, pero a las pruebas nos remitimos ya que sentimos confianza a la hora de girar y 'tirar' el coche en las curvas. Los frenos también merecen un capítulo a tratar debido a la forma que tienen de aguantar tras un uso intenso, de los mejores que hemos probado últimamente en vehículo de estas cualidades.

Tiene la relación peso-potencia más baja de la categoría: 4,46 kilos por caballo

Si quieres saber más del Peugeot 308 GTi y verlo en movimiento, atento a lo que cuenta Stéphane Peterhansel, piloto ganador del Dakar en 11 ocasiones...