Citroen-tubik
El Citroën más caro de la colección histórica resultó no ser un clásico
Sut abu dhabi f1 t 1563052
Gasly espera que Honda les permita estar en los puntos con frecuencia
Tesla-semi-accion
Así es el Tesla Semi en vivo, el camión del futuro ya rueda
Brawn arrivabene 1
Brawn: “No queremos perder a Ferrari, pero cada asociación tiene límites”
Land-rover-defender-kahn-02
Flying Huntsman 6x6 Soft Top: Un Defender a la altura de Maybach

Al volante del nuevo Audi A8: El atractivo de la tecnología

Si eres de los muy tecnológicos y de los que disfrutan con cualquier gadget, el nuevo Audi A8 te puede volver loco porque tiene todo lo que puedas y no puedas imaginar en seguridad, comodidad y conectividad.

Audi-a8-ext-1

El nuevo Audi A8 es mucho más que un modelo de gran lujo, ha sido y sigue siendo el escaparate tecnológico de Audi, el modelo que reúne lo más avanzado del momento. Ahora es 3,7 centímetros más largo, 1,3 más alto y un poco más estrecho. Por dentro los responsables ad Audi aseguran que se han ganado tres centímetros de espacio longitudinal pero lo más destacable es la sensación de calidad y 'lujo tecnológico' que ofrece. Ya no hay más que cuatro interruptores en la consola central, que ahora está ocupada por dos grandes pantallas táctiles, la del sistema multimedia y otra más baja que controla la climatización y otros dispositivos, además de servir de “pizarra” táctil para escribir, por ejemplo, el destino en el navegador.

Entre las funciones de comodidad que ofrece el A8 están los asientos con masaje, con calefacción en los pies, un nuevo sistema de fragancias para el interior o la apertura automática de puertas con solo tirar unos milímetros de la maneta interior. Los modelos de batalla larga, con 13 centímetros más de distancia entre ejes, ofrecen distintas configuraciones para las plazas traseras y un sistema multimedia espectacular que incluye dos tabletas en los respaldos de los asientos delanteros más otra más pequeña alojada en el reposabrazos para controlar los asientos y la climatización.

Motores electrificados

En la fase inicial del lanzamiento los motores disponibles son los V6 gasolina y Diesel, los 55 TFSI de 240 CV y el 50 TDI de 286 CV, en los dos casos con cambio automático de ocho relaciones y tracción total quattro. Sucesivamente se irán añadiendo los V8 gasolina y gasóleo, W12 y el híbrido enchufable que también podrá recargarse por inducción y tendrá una autonomía eléctrica de unos 50 kilómetros. De momento los dos V6 ya presentan un nivel mínimo de hibridación gracias a un sistema eléctrico de 48 voltios, que funciona como sistema principal del vehículo y no como secundario, un alternador accionado por correa y una batería de ión-litio.

El sistema permite que el A8 circule por inercia a velocidades de entre 55 y 160 km/h, permite una mayor regeneración de energía y consigue que el Start & Stop se desconecta a 22 km/h, lo que según los técnicos de la marca supone un ahora de 0,7 litros de combustible a los 100 kilómetros. El sistema eléctrico de 48 voltios también resulta imprescindible para la rápida actuación de la suspensión inteligente, con un motor eléctrico en cada rueda, y el sistema de cuatro ruedas directrices, además de alimentar la inmensa cantidad de dispositivos con que cuenta el nuevo A8.

La suspensión que “todo lo ve”

Todos los A8 cuentan con suspensión neumática con altura regulable pero la suspensión activa es una opción y ofrece unas prestaciones casi “mágicas”. Mediante las cámaras, radares y sensores que equipa el A8, la suspensión también reconoce el entorno y se anticipa a los posibles baches o irregularidades del terreno, algo que ya conocemos de otras marcas pero en este caso cada rueda cuenta con un motor eléctrico que actúa sobre un brazo de la suspensión y permite elevar o bajar cada rueda de forma independiente. Una nueva función es que la carrocería se eleva unos centímetros antes de llegar, por ejemplo, a un badén para hacer que todo el conjunto trabaje perfectamente para filtrar ese resalte y que los pasajeros no lo noten. Lo realmente espectacular es ver trabajar el sistema desde fuera.

La suspensión es capaz de elevar el lateral de la carrocería por el que vamos a acceder justo en el momento que vamos a abrir la puerta, de esta forma se facilita el acceso.

Pero la suspensión también actúa en caso de un choque lateral; si el impacto en uno de los costados es inminente y circulamos entre 25 y 60 kilómetros/hora, la carrocería se elevará ocho centímetros para que sea la parte inferior de la estructura, es decir el chasis y sus refuerzos, los que reciban la mayor energía del golpe. Por supuesto ofrece diferentes niveles de altura, asociados a los programas de conducción del Audi dynamic drive, aunque también se puede seleccionar la elevación manual para superar una rampa o una zona más irregular.

Casi conduce solo

El nuevo A8 ya incorpora el nivel de conducción autónoma 3. Este sistema permite que el conductor suelte las manos del volante cuando se conduce a menos de 60 km/h en autopista o autovía con una separación entre los dos sentidos de marcha, manteniendo la distancia con el vehículo precedente sin salirse del carril y acelerando y frenando en la retención. Otras funciones del sistema AI de Audi es el aparcamiento completamente autónomo, el línea o en perpendicular, sin necesidad de cambiar de marcha o actuar sobre el freno o el acelerador. El A8 también es capaz de aparcar solo en batería sin que el conductor esté dentro, pero siempre que el coche quede prácticamente alineado con el espacio disponible. El nuevo A8 también incorpora lo último en sistemas de iluminación, con faros que combinan el sistema matrix-led y el láser, con un alcance del doble de longitud que una luz normal de carretera.

La parte trasera también cuenta con iluminación activa, formada por un sistema led y OLED que crea un patrón visual muy llamativo y que recorre toda la parte trasera del A8, además de adaptar su intensidad a las condiciones de luminosidad del momento. La cantidad de tecnología que incorpora el nuevo A8 hace que casi nos olvidemos de cómo se conduce, que es lo más destacado de toda esa tecnología. Un verdadero placer por comodidad y facilidad de conducción en cualquier situación porque la combinación de las cuatro ruedas directrices y la dirección con desmultiplicación variable hace que el principal problema a la hora de moverse en ciertos espacios, su gran longitud, desaparezca transmitiendo la sensación de que llevamos un coche mucho más pequeño.

El A8 llega a los concesionarios a finales de este mismo mes de octubre y solo se ha anunciado el precio del 50 TDI, el más 'asequible' que arranca en un precio de 97.500 euros con carrocería normal y 100.400 para la carrocería larga con 13 centímetros más de distancia entre ejes.