Maxresdefault
El adelantamiento de este vehículo no acaba todo lo bien que esperaba
Timo glock hamilton
Timo Glock sobre Hamilton: “No siempre te salen las cosas bien”
Mercedes-clase-a-cto-01
Conducimos el Mercedes Clase A 2018: El primero de la lista
Sut chinese grand  1587111
Los neumáticos, el dolor de cabeza de Mercedes en el inicio de temporada
Ferrari-488-gtb-by-pogea-racing
Ferrari 488 GTB by Pogea Racing: Máximo rendimiento

Un año sin consumir para los positivos en droga que quieran recuperar el carné

Esta ha sido la última sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la UE y puede ser ejemplarizante. En la Unión quieren que quienes sean sancionados por conducir bajo el efecto de sustancias estupefacientes no lo vuelvan a hacer hasta estar "limpios".

En Europa están dispuestos a endurecer las sanciones para quienes conducen bajo los efectos del alcohol o las drogas. El último gran precedente es el caso de Sevda Aykul, una austríaca que fue detenida en una carretera alemana tras dar positivo por cannabis en un control anti-droga realizado por los agentes teutones. Sevda, además de ser multada con 590,80 € y la suspensión de su permiso por un mes, tendrá que aportar un informe médico psicológico que acredite que durante al menos un año se ha abstenido de consumir cualquier estupefaciente, si quiere recuperar su carné de conducir.

Esta fue la sentencia establecida por el juez alemán que atendió el caso en primera instancia y ahora, ha sido respaldada por el Tribunal de Justicia de la UE en un caso sin precedentes. Según apunta Automovilistas Europeos Asociados, esta sentencia en firme abre la puerta a que otros países de la UE puedan reclamar el mismo trato para sus conductores, pudiendo sancionarlos por ir ebrios o drogados, exigiéndoles estar "limpios"para volver a conducir.

De hecho, AEA recuerda que AEA recuerda que en nuestro país el Reglamento General de Conductores contempla la posibilidad de exigir dictámenes de psiquiatras o psicólogos que acrediten periodos demostrados de abstinencia a aquellos conductores con antecedentes de dependencia o abuso al alcohol o a las drogas.

El asunto es más importante de lo que pueda parecer y es que en España cerca de 50.000 conductores son interceptados cada año por conducir bajo la influencia de alcohol o drogas. Todos ellos tendrían que someterse a revisiones medicas o programas de deshabituación para acreditar que no han consumido nigua de esas sustancias a lo largo de todo un año para recuperar su derecho a conducir.