Vw-arteon-20-tsi-01
Prueba Volkswagen Arteon 2.0 TSI 4Motion: ¿El más racing de su clase?
Sut australian gra 1465972
McLaren vaticina una mejora de un segundo en los neumáticos
Sut rally sweden 1567363
Tanak manda en el día 1 del Rallye de Suecia
Sut abu dhabi gran 1454363
Rosberg lo tiene claro: “Hamilton ganará el Mundial 2018 por un punto de ventaja”
Jeep-breakdown
En apenas un minuto estos chicos desmontan por completo un Jeep clásico

Toyota, Alonso, Fuji, y el enfado generalizado

La decisión de mover de fecha la cita japonesa ha irritado a algunos pilotos que no han dudado en responsabilizar a Fernando Alonso.

Portada 01

Toyota ha hecho en 2018 un gran fichaje. Un fichaje de gran renombre que a buen seguro le ha traído numerosos quebraderos de cabeza, pues tendrá que compartir a Fernando Alonso con el equipo McLaren de Fórmula 1, algo que ya supone un reto solamente para los que se encargan del tema de patrocinios.

Con la Fórmula 1 como prioridad, Fernando intentaría correr tantas pruebas del mundial de resistencia como fuese posible, siendo la cita de Fuji, la única con coincidencia con el mundial de Fórmula 1. La cita en Japón, en el circuito de Toyota y cuyo promotor, es decir, el que paga la fiesta, es Toyota… y sin su piloto estrella.

Daba también la casualidad de que esta cita ya había sido cambiada de fecha en los borradores del calendario, siendo la propuesta original el 14 de octubre. Sin embargo, a proposición de pilotos y algunos equipos, que deseaban competir también en el campeonato IMSA, el nacional estadounidense, y cuyo cierre de campeonato también era el 14 de octubre, la fecha del WEC, no del campeonato IMSA, fue movida al 21 de octubre, coincidiendo con el Gran Premio de Estados Unidos, en Austin.

Para Toyota, carecía de sentido celebrar su fiesta de la resistencia, pagando ellos, en su circuito de casa, sin su piloto estrella, que además conllevaba automáticamente el no poder luchar por el título de campeón, perdiendo de primeras la posibilidad de ser el fabricante que llevó a Fernando Alonso, considerado uno de los mejores pilotos de la historia, a ser campeón del mundo de resistencia.

Motivo de peso para que Toyota, el promotor, pidiese mover la fecha de la carrera que ellos organizan al original 14 de octubre. El WEC, entendió los motivos de su único fabricante en LMP1 y al mismo tiempo de uno de los organizadores de carreras de la temporada, complaciéndolos y anunciando el cambio de fecha en el calendario definitivo de la temporada.

Los afectados no tardaron en quejarse públicamente, señalando directamente a Fernando Alonso y la actitud vergonzosa de que se moviera una carrera para contentar a un solo piloto. Generalmente, son los mundiales los que establecen las fechas y los continentales y nacionales los que se mueven a su alrededor. En este aspecto, IMSA siempre ha ido por libre, poniendo las fechas que les complace sin casarse con nadie. Y no parece que los pilotos se hayan quejado en exceso.

De hecho, IMSA fue requerida para estudiar un cambio de fecha de su última cita, siendo rápidamente rechazado escudándose en el motivo de la cobertura televisiva, y en otros más superfluos, como la organización del banquete tras la carrera. Pero nadie arremetió contra la IMSA.

Hay incluso quién se ha quejado, con Jenson Button a la cabeza, de que ahora el SuperGT, un nacional japonés, va a coincidir con el mundial de resistencia. Puede que a veces parezca que hablamos del mes que viene, y no de pruebas que se celebrarán en ocho meses, pero parece que hay quién incluso ha buscado sentirse ofendido.

Pilotos de la talla de Lotterer, diciendo que si no sería más sencillo que Alonso se saltase la Fórmula 1. Porque se ha llegado a este punto, de decirle a un piloto de Fórmula 1 que no corra para que otros pilotos puedan mantener intactos sus dobles programas. Y que un piloto de LMP1 no acuda a una cita, porque un campeonato nacional, en todo su derecho, no quiere mover una prueba de sitio. De decirle al promotor de una carrera, que se aguante, y que si tiene que celebrar su evento de casa sin su estrella para complacer a otros pilotos con los que no tiene conexión, pues se hace y punto.

La realidad es, que les moleste a otros pilotos o no, se ha realizado el movimiento más lógico. Un mundial se ha acomodado a los intereses del promotor de la carrera en medida de lo posible, anteponiendo los intereses de la competición a los intereses personales de algunos pilotos que ahora no podrán correr otra prueba en ese mismo fin de semana. Una pena, sin duda, pero ley de vida, pues las coincidencias de calendario son tan viejas como los propios calendarios, y en algunas ocasiones, que no es el caso, a mala fe, como ocurren con las 500 millas de Indianápolis, o de contraprogramar las 24 horas de Le Mans.