Operacionborrico4
La Guardia Civil utilizará 19 coches procedentes de la Operación Lezo
Gettyimages-831221420
Usain Bolt dará la salida a la vuelta de calentamiento en Austin
Sony taiwan1
Este pack del Gran Turismo Sport incluye hasta un coche
Cota salida 1
Previo Gran Premio de Estados Unidos: Primer ‘matchball’ para Hamilton
Sin titulo
El campeón de la F2, Charles Leclerc, recibe un Ferrari 812 Superfast

Fuerte malestar del paddock con la FIA

Reuniones improvisadas en Malasia han servido para ratificar el enfado de los diferentes equipos sobre un mismo tema.

Sut australian gra 1464891

Se veía venir que el tema de Marcin Budkowski iba a dar mucho que hablar, y apenas han hecho falta un par de días. La dimisión inmediata del responsable técnico de la FIA en Fórmula 1 ha inquietado a los grandes equipos del paddock, especialmente tras los últimos rumores que apuntan a una incorporación al equipo Renault.

El problema reside en la información comprometida que el sustituto de Charlie Withing ha manejado en los últimos meses, pues él ha sido la persona a la que los equipos han acudido con diseños confidenciales, generalmente para asegurarse de que son conformes a la normativa, por lo que Marcin podría atesorar secretos de todos los equipos de la parrilla, secretos que ahora podrían ir al mejor postor.

Los equipos quieren pedir explicaciones a la FIA, sin entenderse que haya permitido que algo así ocurriese, y sobre todo, que el periodo que debe pasar desde su dimisión hasta la incorporación a otro proyecto sea de tan solo 3 meses, pudiendo trabajar ya con cualquier equipo al comienzo de 2018.

En estos momentos la confianza de los equipos se ha visto mermada, lo que podría complicar en exceso el futuro de la Fórmula 1 en cuestiones técnicas, pues hasta ahora Withing había servido como un fuerte filtro a la hora de denegar o admitir ciertas ideas estrambóticas antes de que los equipos invirtieran una fuerte cantidad de dinero en ellas. Sin embargo, de no confiar en el consultor, los equipos podrían decantarse por saltarse ese paso, con el riesgo de tirar una fuerte inversión a la basura.

A buen seguro de que éste no será el último capítulo del culebrón en torno a Marcin Budkowski, y a buen seguro de que la FIA, por iniciativa propia o con la presión de los equipos, tomará medidas tanto como para que algo así no se vuelva a repetir, como para intentar evitar que Marcin desembarque en un equipo a corto plazo.