Yapzxomfkcyweg1apnag
Aparece un DeTomaso Pantera tras permanecer abandonado durante un largo periodo de tiempo
Sainz renault fans 1
Abiteboul, encantado con Sainz: “Ha traído mucha energía y motivación”
601947-barcelona-ciudad-europea-mas-motos-habitante
El uso de chaqueta y guantes podría ser obligatorio para circular en moto
Gettyimages-618285110
Cómo Carmen Jordá ha acabado representando a la mujer en la FIA
Volkswagen-golf-r-oettinger-policia-03
La Policía alemana recibirá un Volkswagen Golf R modificado

Esteban Gutiérrez: “Mi sueño no es ser piloto de Fórmula 1, sino ganar el Mundial”

Después de 30 años sin un piloto mexicano en la Fórmula 1, en este 2013 hay dos. En su primer año como piloto oficial del Gran Circo, Esteban Gutiérrez explica cómo ha llegado a formar parte de la categoría reina. Las alegrías y sinsabores desde su tardío inicio en el karting hasta el asiento como piloto titular en Sauber.

- Esteban Gutiérrez, piloto oficial de Sauber 2013

Esteban Gutiérrez comenzó en el karting en 2004, a los 13 años de edad, un inicio tardío para lo que es habitual hoy en día. Pero una excelente progresión en las categorías inferiores le ha llevado sólo nueve años después a ser piloto titular de Sauber. Este próximo fin de semana tomará parte en su segunda carrera de Fórmula 1.  "Para mí el hecho de que haya empezado tarde no es una característica que considero, simplemente desde que tuve la oportunidad la aproveché", dijo en una entrevista con Cristóbal Rosaleny para la revista Grand Prix Actual 

Comenzando tan tarde en los karts, se podría pensar que lo hizo a modo de afición, pero nada más lejos de la realidad. "Todo lo que hago, lo hago porque realmente me gusta. Y dentro de eso está el hacerlo bien, profesionalmente. Si tenía un kart, no iba a pasearme con él, se trataba de entender realmente todo lo que hay detrás de los principios de un kart, cómo se construye, entender los neumáticos… todo lo que ofrece ese deporte".

El caso del mexicano es atípico; no era un niño que soñara con ser piloto de F1, ya que hasta que no comenzó a correr no le interesaba el Gran Circo. "No empecé a seguir la Fórmula 1 hasta que empecé a correr. Realmente antes no seguía el deporte, aunque sí conocía a los pilotos mexicanos Adrián Fernández y Michel Jourdain, que corrían en la Champ Car, pero no de una forma especialmente cercana. Sí que era superapasionado de los coches y disfrutaba con ello".

De ese modo todo se inició por el afán de superación de Gutiérrez: "Por eso empecé. Porque me gusta conducir. Me gusta subirme al coche y ser rápido, mejorar en los puntos donde pudiera, la competición, ganar a los demás, tener el reto y vivir ese proceso". Así que tras debutar en los karts ya puso un ojo en el Gran Circo. "Dentro de la actividad que había elegido, el nivel más alto, adonde podría superarme como persona y como profesional, era en la Fórmula 1 y como campeón. Desde ese momento y hasta ahora ha sido un proceso".

Esteban Gutiérrez con Sauber en los test de jóvenes pilotos en 2010

El comenzar relativamente tarde le ha permitido tener la infancia como la de un niño cualquiera en lugar de vivir para las carreras. "Estoy muy contento por cómo han ido las cosas, por la experiencia que he tenido, la educación que he recibido en mi familia, las alegrías y decepciones que he vivido en cada categoría… He ganado campeonatos, he tenido dificultades y situaciones delicadas, y posiblemente todo es una gran preparación para mi carrera, para este siguiente paso, y no sólo como piloto profesional sino también como persona. Estoy contento por cómo ha sucedido todo y ahora estoy haciendo mi mayor esfuerzo para seguir mi desarrollo como piloto".

En su corta pero exitosa carrera, uno de los años más duros fue 2009. Tras ganar la Fórmula BMW europea el mexicano daba el salto a la Fórmula 3 Euroseries, allí no conseguiría pasar de la novena posición final del campeonato. Gutiérrez recuerda aquellos tiempos: "Se dice que fue el año más duro, pero en realidad no creo que lo haya sido, simplemente fue… mejor verlo en positivo, que es lo que trato de hacer siempre. Fue un año de mucho aprendizaje, una gran experiencia. Aunque creo que el año que más experiencia me dio fue 2012 con la GP2".

Otro momento amargo para él fue el Gran Premio de Canadá de 2011, cuando siendo reserva de Sauber y tras el accidente de Sergio Pérez en Mónaco, Peter Sauber llamó a Pedro de la Rosa. Aunque viéndolo con perspectiva parece que fue lo más acertado: "La verdad es que ahora le doy las gracias al equipo por haberme dado el espacio que necesitaba para concentrarme realmente en la GP2, y no tener que soportar muchas responsabilidades en Fórmula 1. Tener esa libertad de escoger a qué juntas voy y a cuáles no, a qué eventos voy y cuáles no, eso me dio muchísimo espacio para poder echar adelante mi carrera".

El mexicano comenta la presión que sintió en su segunda temporada en la GP2, en su trayectoria ascendente. En su segundo año en la categoría únicamente tenia cabida un buen resultado. "Realmente tuve el objetivo de lograr sí o sí un buen resultado. Recuerdo el último evento en Singapur, llegué a la carrera y sabía que tenía que hacer un podio, y asegurar la tercera plaza del campeonato. Lograr la estabilidad psicológica y conseguir lo que te propones da mucha fortaleza, para mí fue algo muy especial".

Gutiérrez finalizó tercero en la GP2 de 2012

2012 fue un año en que el piloto de Sauber ganó una enorme experiencia, a lo vivido en la GP2 hay que sumar que acompañó al equipo de Hinwil durante toda la temporada de Fórmula 1. Tal situación ha hecho que el pasar a ser piloto titular en 2013 no representara ningún problema ya que conocía la escudería a la perfección. "No ha sido un cambio muy drástico, porque en realidad estoy con Sauber desde hace ya tres años. Toda mi preparación se ha dirigido a llegar hasta este momento. Básicamente he cumplido las metas que íbamos marcándonos por años. Hubo momentos difíciles, sí, porque el año pasado hubo un tiempo en que pensé que ya todo iba hacia otra dirección. Pero no me di por vencido, pudimos conseguir lo que quisimos y ahora estamos aquí".

El bravo piloto no se conforma simplemente con haber llegado a la Fórmula 1, ni con un podio o una victoria, en toda una declaración de intenciones afirma que su objetivo es alcanzar la cumbre de este deporte: "Entrar a la Fórmula 1 no garantiza todavía ningún éxito. Mi sueño no es ser piloto de F1, sino ser Campeón de la Fórmula 1, y simplemente estoy en ese proceso y trabajo para lograrlo en un futuro".

Pero hay una persona fundamental, sin la que todo esto no hubiera sido posible, la persona que le abrió las puertas de la Fórmula 1 en el 'desaparecido' BMW Sauber: "Mario Theissen fue una persona clave en mi carrera, porque él fue quien me trajo al equipo, con quien negociamos el primer contrato con BMW Sauber, y desde entonces ha habido un plan cada año. Luego vino Peter cuando volvió a controlar el equipo y él decidió mantenerme. A veces hablo con Theissen, mantengo el contacto porque es una persona que aprecio mucho y estoy muy agradecido con él".

Esteban Gutiérrez y Mario Theissen, Fórmula BMW Europea 2008

Gutiérrez no pone únicamente este empeño en las carreras, es igual de meticuloso para cada aspecto de su vida: "Trato de hacer las cosas bien, como se debe. No es nada especial, porque… todo hay que hacerlo así en la vida, ya sea por placer, por gusto o por necesidad. Como persona siempre quieres mejorar y hacer las cosas de la mejor manera".

El mexicano es una persona que mira hacia delante, si hay algún rasgo con el que se le podría definir es por ser positivo. "No pienso mucho en mis defectos, porque soy una persona positiva. Pienso más en mis fortalezas, en mis virtudes. Son las cosas que me hacen generar autoconfianza, y obviamente siempre hay momentos que analizas dónde tienes que concentrarte más, porque nadie es perfecto, es evidente. Yo, como piloto, trato de ser cada vez más profesional, más disciplinado, más puntual…".