Ford-mondeo-aparcamiento
Descubre el invento definitivo para no quedarte encajado en un aparcamiento
Mclaren petrobas
McLaren y Petrobras hacen oficial su acuerdo de colaboración
Contaminacion-diesel
El champú puede contaminar más que los coches… y no es ningún bulo
Collage - sauber
El nuevo Alfa Romeo Sauber C37, el Fórmula 1 de 2018, en imágenes
Ferrari-488 pista-01
Ferrari 488 Pista: El relevo del 458 Speciale ya está aquí

Bourdais: “La Fórmula 1 vive en su propia burbuja”

El piloto francés, actualmente en IndyCar, ataca a la máxima disciplina del automovilismo.

D08aus2983

Sébastien Bourdais no salió bien parado de su paso por la Fórmula 1 y el francés ataca a la máxima disciplina del automovilismo, la cual cree que vive en su propia burbuja, al margen del resto de competiciones. Recientemente, pilotos estadounidense respondieron a la palabras de Gunther Steiner, quien consideraba que no había ningún piloto local listo para la F1. Bourdais, quien lleva años en IndyCar, no cree que la F1 sea una competición justa.

“Claramente, no hay consideración. La F1 está en su pequeña burbuja en su propia isla. O juegas su juego y estás cualificado, o simplemente no estás calificado en absoluto. Entiendo completamente que los pilotos estadounidenses se lo toman en forma personal porque no es justo, pero ¿desde cuándo es justa la F1? Nunca ha sido justa. No se puede negar que la cima del automovilismo es la F1, y no se puede culpar a nadie por querer una oportunidad y querer probar”, asegura en una entrevista para IndyCar.com.

Además, comenta como llegó su oportunidad para competir en F1. Un camino que no fue fácil, pues tuvo que ganar durante varios años en Estados Unidos para hacerse ver ante la máxima disciplina del automovilismo.

Me llevó cuatro campeonatos en Estados Unidos y el campeonato de la Fórmula 3000 para finalmente tener la oportunidad. Y obviamente, realmente no ayudé a los estadounidenses, ¡porque fallé! Ves cómo la gente puede percibir a los pilotos de IndyCar, y Zanardi estaba delante de mí y cosas así, no se convirtió en un cuento de hadas”, concluye.