Ford-sierra
Espera 14 años la reparación de su Ford Sierra… y aún no lo tiene
Sut formula one te 1324553
La FIA impone el ‘Halo’ en F1 para 2018
Kumho premio idea 2017
Kumho Concept Bon: El neumático personalizable
Collage cosworth-2
El paso de Cosworth por la F1 en imágenes
Lambo-countach-arde-vid
Este Lamborghini Countach arde en el ‘infierno’ de una gasolinera

Una anciana recorre 480 kilómetros cuando quería hacer diez

La mujer pretendía ir a su consulta del hospital pero acabó recorriéndose media Gran Bretaña y ahora su historia se ha hecho viral.

Larkhall

Valerie Johnson salió una mañana cualquiera de su casa de Worcester (Inglaterra), cogió su coche y puso dirección a su hospital más cercano, situado a menos de 10 kilómetros de distancia. Sin embargo, lo que no podía imaginar esta mujer de 83 años es que estaba iniciando todo un viaje internacional, la gran aventura de su vida, vamos.

Según leemos en 'The Independent', unas obras cercanas la desviaron pronto de su rumbo y confundiéndola hasta el punto de acabar en Larkhall, Escocia, a más de 480 kilómetros de su casa. Para entonces, su hija Karen se había cansado de intentar localizarla, había llamado a la policía y le dio tiempo a reservar incluso un vuelo a Escocia cuando se enteró de que había llegado a este país.

Entre las muchas preguntas que te estarás haciendo seguramente la primera sea, ¿cuando dio por finalizado su viaje Valerie? Pues exactamente en el mismo momento en que se le terminó el combustible. Su vehículo se detuvo en medio de la calzada y una pareja que se encargó de auxiliarla en la carretera la cobijó hasta que su hija se desplazó al lugar.

Para entonces, ella ya tenía alguna información sobre su madre aunque no precisamente tranquilizadora, su vehículo había sido registrado por las cámaras de tráfico en Preston a las 11 de la noche, una hora a la que su madre "odiaba conducir", según declaró a la policía. "Ella no conduce nunca más de 10 kilómetros", subrayó.

Finalmente, la pareja que atendió a la anciana contactó con la policía local que a su vez se puso en contacto con la inglesa quienes se encargaron de informar a su hija de la aventura que acababa de realizar su madre y por supuesto, también de su ubicación exacta. Sin duda, un final feliz para toda una proeza involuntaria.