Maxresdefault
El adelantamiento de este vehículo no acaba todo lo bien que esperaba
Timo glock hamilton
Timo Glock sobre Hamilton: “No siempre te salen las cosas bien”
Mercedes-clase-a-cto-01
Conducimos el Mercedes Clase A 2018: El primero de la lista
Sut chinese grand  1587111
Los neumáticos, el dolor de cabeza de Mercedes en el inicio de temporada
Ferrari-488-gtb-by-pogea-racing
Ferrari 488 GTB by Pogea Racing: Máximo rendimiento

Memminger Roadster 2.7: El Volkswagen Beetle con motor central

Desde Alemania nos llega esta completa prepatación realizada sobre un Beetle clásico que incluye hasta un motor bóxer situado en posición central. 

Memminger Roadster 2.7

Memminger Feine Cabrios es una empresa alemana especializada en preparaciones de alto nivel como esta que hoy os presentamos realizada sobre un Volkswagen Beetle que ya se dejó de fabricar tal y como te contamos aquí

Esta empresa está especializa en los Beetle clásicos –Escarabajos– dado que el fundador de la marca Georg Memming comenzó a restaurarlos ya en el año 1992. 

Esta preparación se denomina Roadster 2.7 en referencia a la cilindrada de su motor, un bloque bóxer refrigerado por aire que se inspira en los Type 4 que montaban los Volkswagen 411 y 412. Ahora este propulsor tiene una potencia de 210 caballos y un par de 247 Nm y permite superar los 200 kilómetros/hora. Además cambia su ubicación con respecto al Beetle dado que está en posición central y acoplado a una caja de cambios manual de 5 velocidades. Para ello hubo que alargar la distancia entre ejes para colocarlo detrás de los asientos delanteros. También se ha acortado la longitud total en comparación con un Escarabajo clásico y también aumentó el ancho considerablemente. El Memminger Roadster 2.7 mide exactamenter 4,0 metros. 

Otros componentes que incluye este Beetle son una suspensión reforzada, llantas más ligeras de 18 pulgadas que permiten montar neumáticos más anchos de 225/45 en el tren delantero y 255 en el trasero. 

El Volkswagen Beetle de Memminger Feine Cabrios pesa solo 800 kilos, lo que asegura un comportamiento muy ágil y divertido, dado que el equipamiento electrónico se ha reducido a la mínima expresión. Por ejemplo, la instrumentación solo incluye un tacómetro, un velocímetro, indicador de temperatura, presión de aceite y un reloj analógico. 

En cuanto a la estética, el Memminder Roadster 2.7 tiene una imagen bastante agresiva con una inspiración muy retro y algunos compomentes cromados. En la trasera destaca un pequeño alerón.

Por el momento este Memminger es aún un concept aunque desde la empresa tienen previsto realizar una corta serie de un máximo de 20 unidades a un precio que no se ha dado a conocer.