Sut usa grand prix 1547691
¿Qué hay detrás de la sanción a Max Verstappen?
Seat-arona-024h
Conducimos el Seat Arona: El Ibiza se viste de SUV
Collage-2-2
Galería: GP de Estados Unidos F1 2017
Porsche-preparacion
Atento a este Porsche 964 Turbo campeón de Pikes Peak de 1994
Gettyimages-865174652
Sainz ya justifica su fichaje por Renault

Las diez claves de la conducción eficiente

¿Cómo se debe iniciar la marcha? ¿Cuando debemos cambiar de velocidad? ¿compensa parar el motor en los atascos? Para solucionar todas estas dudas, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía –IDAE– propone una serie de pautas. 

Conduccion-eficiente

Llega uno de los puentes del año con más circulación de vehículos y no está mal recordar una serie de pautas –muchas de ellas bastante lógicas– que nos permitirán ahorrar unos cuantos euros. Y es que, según datos de ANFAC –Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones–, una conducción eficiente puede suponer un ahorro de hasta 300 euros de media al año y 15% menos de gasto de combustible en los vehículos. Para conseguir este tipo de circulación el IDAE –Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, un organismo público sin ánimo de lucro– ha dado a conocer un decálogo con una serie de pautas para conducir de forma eficiente. Son estos:  

1.- Arranque y puesta en marcha:
Arrancar el motor sin pisar el acelerador. Iniciar la marcha inmediatamente después del arranque. En los motores turboalimentados, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

2.- Primera marcha:
Usarla sólo para el inicio y cambiar a segunda a los dos segundos o seis metros aproximadamente.

3.- Aceleración y cambios:

Según las revoluciones:
− En los motores de gasolina: en torno a las 2.000 rpm.

− En los motores de diésel: en torno a las 1.500 rpm.

Según la velocidad:
− 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h.

− 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h.

− 5ª marcha: a partir de unos 50 km/h.

Después de cambiar, acelerar de forma ágil.

4.- Utilización de las marchas:
Circular lo más posible en las velocidades más largas y a bajas revoluciones. En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª pero respetando siempre los límites de velocidad. Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida (entre el 50% y el 70% de su recorrido), que en marchas más cortas con el acelerador menos pisado.

Según ANFAC, una conducción eficiente puede suponer un ahorro medio de 300 euros al año. 

5.- Velocidad de circulación:
Mantenerla lo más uniforme posible: buscar fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios innecesarios.

6.- Deceleración:
Levantar el pie del acelerador y dejar circular el vehículo con la marcha engranada en este instante, sin reducir. Frenar de forma suave y progresiva con el pedal de freno y reducir de marcha lo más tarde posible.

7.- Detención:
Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.

8.- Paradas:
Cuando sean prolongadas, de más de unos 60 segundos, es recomendable apagar el motor.

9.- Anticipación y previsión:
Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver dos o tres coches por delante. En el momento que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

10.- Seguridad:
En la mayoría de las situaciones, aplicar estas reglas de conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas para que la seguridad no se vea afectada.