Boxster s argentina
Aparca su Porsche en un paso de peatones, le ocurre esto y así reacciona su conductor
Gettyimages-1052612612
Vettel explica que han tenido que volver al coche de hace tres meses
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Autopistas estudio
El uso del carril izquierdo, los intermitentes y otros ‘pecados’ de la circulación en autopista

Impacta contra un poste de la luz y lo lanza sobre un coche radar

Atento a la increíble carambola que ha realizado una conductora en la carretera CA-171, en Cantabria. Se quedó dormida al volante de su furgoneta y cuando despertó se dio cuenta de que había protagonizado un accidente tan aparatoso como cómico.

Nissan-qashqai-camuflado-accidentado-1

Un accidente de lo más surrealista se registró en la tarde de antes de ayer en nuestras carreteras, concretamente en la CA-171 a la altura de Monegro. En esta vía, que une las localidades cántabras de Reinosa y Corconte, todo transcurría con normalidad, los coches circulaban en un sentido y en el otro mientras un coche-radar perfectamente camuflado, los vigilaba en la distancia.

Un agente de la Guardia Civil permanecía agazapado en el interior de este vehículo, un Nissan Qashqai de color gris que parecía encontrarse en el lugar perfecto, al margen de la vía y oculto por una serie de arbustos, tal y como se aprecia en la información de Ifomocantabria. Sin embargo, la sucesión de los acontecimientos estaba a punto de demostrar todo lo contrario porque a justamente a esta altura, en ese preciso instante y en ese punto exacto de la vía en el que se encontraba el radar, la conductora de una Ford Transit Connect de color azul se quedó dormida al volante, derribó un poste de la luz y éste se precipitó sobre el coche oculto. Ver para creer.

El accidente a reabierto la polémica sobre la seguridad de las ubicaciones que eligen a menudo estos coches-radar camuflados.

La desafortunada carambola hizo saltar todas las alarmas pues en el agente de la Guardia Civil permanecía en el interior del vehículo cuando éste fue aplastado por el poste sin que tuviera posibilidad alguna de reaccionar. No obstante, la misma casualidad quiso que saliera ileso, igual que la conductora de la furgoneta. Peor suerte corrió el sistema radar que equipaba el vehículo y que quedó completamente inservible. ¿Cosas del karma? Eso parece…