Tarraco-x-tomi
Cupra Tarraco: ¿Especulación o realidad?
Bellof
Pros y contras de un tercer coche por equipo en Fórmula 1
Lorenzo-marquez
El incidente de Lorenzo y Márquez desde todos los puntos de vista: ¿Quién tiene razón?
Borkovic 03
Un piloto la emprende a golpes contra miembros del equipo contrario
Llega el nuevo Outlander PHEV 19MY, de Mitsubishi
Da la bienvenida al nuevo SUV híbrido enchufable de Mitsubishi
Car and Driver + Mitsubishi

Así luce este Ford Bronco tras nueve meses de restauración

El resultado es simplemente espectacular, aunque todo ese esfuerzo y dedicación no es nada barato. En total, se han invertido unas 1.500 horas de trabajo, materiales de alta calidad, elementos mecánicos de nueva factura y un V8 de Ford Racing.

Ford-bronco-velocity-restorations-4

El Ford Bronco es uno de esos modelos que nunca pasa de moda y algunas compañías, o particulares, se encargan de llevar a cabo restauraciones de todo tipo que le otorgan un aspecto impecable, como recién salido de fábrica. Hace poco tiempo supimos que la propia marca tiene en su hoja de ruta una nueva generación de cara al 2020, pero hasta que eso ocurra nos tendremos que conformar con trabajos tan alucinantes como este.

Los encargados de llevar a cabo este restomod han sido los chicos de Velocity Restorations, afincados en Florida (Estados Unidos), tomando como base un ejemplar de 1973 y dando como resultado un producto con una apariencia inmejorable. Para poder conseguir esta imagen de coche nuevo, el trabajo ha sido duro, más del que todos pensaban y es que en total se han invertido 1.500 horas de esfuerzo y dedicación, o lo que es lo mismo, nueve meses de restauración.

El equipo pasó 300 horas en la reparación de óxido y la fabricación de metal, reconstruyendo el vehículo desde el chasis y reparando cualquier tipo de imperfección en el material. Una vez terminado todo este proceso, el siguiente paso es la alineación y el montaje de los paneles seguido de la elaboración de una maqueta antes del ensamblaje final. Una vez que todo está arreglado, el equipo se perfila hacia las labores de pintura y lijado de la carrocería, empelando un total de 550 horas.

La fase más larga y complicada del proyecto es volver a unir todo: la suspensión, el chasis y la transmisión, además del propulsor elegido para la ocasión, es decir, un V8 Ford Racing de 5.0 litros. Acto seguido se instala el interior, incluidos el cableado eléctrico, los medidores y la tapicería. Por último, la barra antivuelco y el sistema de escape, seguidos de una inspección mecánica, una puesta a punto y el rodaje correspondiente antes de la preparación final y la entrega.

El futuro propietario, además del coche, recibirá una serie de fotografías e información del proceso de restauración correspondiente a cada semana del proyecto. Eso sí, el precio de este ejemplar no está al alcance de cualquiera, pues los encargados de realizar todo este trabajo piden por él 229.000 dólares, es decir, algo menos de 200.000 euros al cambio.