Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Este motor con tres turbos y más de 2.000 caballos, sale despedido por los aires

Estáis a punto de presenciar el momento en el que un motor exprimido al máximo supera las leyes de la física y, literalmente, sale despedido por los aires. Ha sucedido en un banco de pruebas en Ohio y apenas pueden distinguirse el cigüeñal y alguna que otra biela.

Sin titulo

Cuando alguien decide preparar un motor para la competición sabe que está corriendo grandes riesgos y que más pronto que tarde terminará por suceder lo peor. Pensad que estamos hablando de bloques que alcanzan niveles de potencia exagerados con un nivel de estrés mecánico que sobrepasa los límites debido a las enormes presiones y altísimas temperaturas que se alcanzan en la cámara de combustión.

Uno de los sitios más seguros para poner a prueba un motor de este tipo son los habituales bancos de prueba que habréis visto en multitud de ocasiones. En unas condiciones que intentan parecerse en lo máximo a la realidad y en un entorno seguro donde se toman todo tipo de precauciones, estos propulsores dan lo mejor de sí por unos minutos. Sin embargo, como cualquier otro mecanismo, los motores tienen un límite y pueden suceder cosas como esta.

Lo que tenemos en escena es un propulsor diésel Cummins provisto de tres turbocompresores de gran tamaño y una serie de modificaciones que permiten a este propulsor superar con facilidad los 2.000 caballos. El problema surge cuando la presión de los turbos se eleva por encima de los límites y el motor tiene gran riesgo de romperse, como así ha sido.

Los 10 bares de presión a los que se vio sometido este propulsor V8 construido por D&J Precision Machine y Firepunk Diesel han sido demasiados y el resultado es una terrible explosión de todo el bloque motor que ha arrasado completamente con todos los elementos del mismo. Afortunadamente, todo ha ocurrido en un entorno controlado y nadie ha resultado herido.