Gettyimages-901909580
El denunciante de Sainz: “Para él sería más fácil si estuviera muerto”
Nissan xmotion concept   photo 12-2
Nissan Xmotion: ¿El Qashqai del futuro?
Strollsirot
Williams hace oficial a Sirotkin como piloto titular
Kia-forte-2019-01
Kia Forte 2019: Sedán cocinado al estilo Stinger
Porta-2
Así luce la Ducati de MotoGP 2018, la Desmosedici GP18

El Toyota GT86 establece un nuevo récord mundial… ¡Derrapando!

Muchos conocemos las cualidades dinámicas y la facilidad para perder el tren trasero de este deportivo japonés. Por tanto, no nos sorprende si vemos alguno de ellos derrapando, y más si es para establecer un nuevo récord mundial.

Toyota-gt86-drift-world-record (1)

El protagonista de la siguiente hazaña ha sido el hermano gemelo del Subaru BRZ, el Toyota GT86. El coupé japonés acaba de batir el anterior récord mundial del derrape más largo del mundo.

El otro protagonista ha sido el periodista sudafricano Jesse Adams, quien ha derrapado durante 5 horas y 46 minutos alrededor de un circuito circular mojado para poder conseguir esta proeza. Adams, ha tenido que recorrer una distancia de 102.5 millas (165 kilómetros), lo que se traduce en nada más y nada menos que… ¡1000 vueltas! Eso sí, 48 de ellas no fueron consideradas por lo que la cifra final es de 952 giros. Cada una de ellas se ha realizado a una velocidad aproximada de 30 kilómetros/hora.

Según Toyota: “La premisa del record es mantener las ruedas motrices girando constantemente”. Esto incluye cambios de dirección sin detener su movimiento. Para almacenar toda la información, la firma japonesa ha usado dos VBOX GPS.

El vehículo ha mantenido todas sus especificaciones de serie, a excepción de un nuevo depósito de combustible alojado en el compartimento de la rueda de repuesto. El motor de 2.0 litros bóxer y 200 caballos de potencia no ha recibido ninguna modificación.

El record está aún pendiente de certificación oficial. Mientras tanto, recordemos que la anterior marca fue establecida por el piloto alemán Harald Müller en 2014, quien derrapó 144 kilómetros (800 vueltas) en un GT86.