Jeep-trackhawk-vs-ford-gt
SUV contra Supercar en una drag race americana: Jeep Trackhawk vs Ford GT
Sut german grand p 1650037
¿Posible pareja Kvyat - Wehrlein en la Toro Rosso de 2019?
Carreteras-multa
¿Cuáles son las carreteras españolas dónde hay mayor riesgo de ser multado?
Fia test portada
Quién es quién en el test femenino de la FIA
Audi-coches-electricos-2020-201734801 1
Los planes de Audi: 12 modelos eléctricos para el 2025

El rey del drift se llama Volvo 965 y tiene el motor de un Supra bajo su capó

No se trata de una de las Gymkhanas de Ken Block o algo por el estilo, sino de un Volvo modificado hasta tal punto que alcanza sin problemas los 1.000 caballos de potencia gracias al propulsor 2JZ que se esconde bajo su capó.

Volvo drift 2

Por regla general los vehículos familiares no son la elección adecuada si lo que estás buscando es un coche rápido, divertido y que te permita dejar con la boca abierta a más de uno debido al potencial que se esconde bajo su capó. Su concepción está pensada más bien para servir, como su propio nombre indica, como un vehículo pensado para desplazar a toda la familia, dejando a un lado las prestaciones puras por la comodidad y amplitud.

Sin embargo, como ya hemos comentado en otras ocasiones, las apariencias engañan y lo que aparentemente puede resultar un coche aburrido, puede convertirse en una máquina que podría pasar perfectamente por uno de los habituales amigos de viaje que utiliza el mismísimo Ken Block en sus Gymkhanas.

En esta ocasión el foco recae sobre un sencillo Volvo 965 de color oscuro que a priori nadie pensaría que su habitad natural no es la ruta para llevar los niños al colegio o el camino de la casa cerca del lago, sino un circuito de carreras en el que poder derrapar sin cesar y exprimir al máximo sus más de 1.000 caballos de potencia.

Los chicos de Öj Performance han decidido que la mejor forma de darle vida y alegría al modesto familiar sueco, no podía ser otra que la de sustituir su propulsor original de seis cilindros y 2.5 litros, por otro con el mismo número de cilindros pero con una popularidad que pocos motores pueden presumir de tenerla. 

El elegido no ha sido otro que el famosos 2JZ procedente del Toyota Supra, como ya vimos hace unos días en un Subaru BRZ. El resultado es una bestia con más de 1.000 caballos en el asfalto dispuesto a realizar derrapadas bestiales como las que veréis en el siguiente vídeo. Lo mejor será que subáis los altavoces…