Aventador-justin-bieber
Justin Bieber estrena coche: Este Lamborghini Aventador S
Casco2
Se filtra el nuevo casco de Fernando Alonso en un evento de patrocinador
Sin titulo
Así alcanza el Chevrolet Camaro ZL1 “The Exorcist” los 349 km/h
Dcd1323au05
Los ‘vampiros’ también despertaron a Alonso… en pleno simulacro de las 24 horas
2019-seat-ibiza-cupra-1
Cupra Ibiza: Filtrado el modelo que inicia la nueva era

El espeluznante accidente de este anciano termina con final feliz

El conductor, de 96 años de edad, perdió el control de su coche a la salida de un garaje y pasó literalmente por encima de otros dos vehículos.

Accidente-90-anos

Tremendo documento el registrado por las dos cámaras onboard de un ciudadano australiano que no podía ni imaginar lo que estaba a punto de suceder. Estacionó su vehículo tranquilamente en un parking público de Melbourne pero dejó conectadas dichas videocámaras y éstas se encargaron de registrar una escena de verdadero terror.

Todo transcurre con normalidad hasta que una gran berlina de color negro se dirige terraplén abajo, directa hacia el vehículo que graba. En un momento dado parece que un árbol puede detenerla, pero no es así. La velocidad es tan elevada que pasa literalmente por encima del coche, tal y como refleja la cámara posterior y en su incomprensible huída, salva con igual fortuna un poste de la luz para acabar colisionando con la fachada de otro parking.

Sin duda, la suerte se alió con este conductor que resultó ser un anciano de 96 años de edad quien se puso nervioso a la salida del garaje y confundió el acelerador con el freno durante unos momentos. Enseguida, los servicios médicos se desplazaron a la zona para atenderle y constataron que sólo sufría heridas leves en una pierna y en la columna vertebral. 

Ninguna otra persona resultó herida y tan sólo su vehículo y el que grabó las imágenes resultaron seriamente dañados, hasta el punto de que tuvieron que ser retirados en grúa. Por supuesto, la sorpresa del hombre que terminó con su vehículo destrozado sin moverlo fue mayúscula, pero pudo entender perfectamente lo que pasó tras visionar sus propias imágenes.