7ea5cb6f-1995-vw-jetta-fast-furious-007
A la venta el Volkswagen Jetta de la película ‘The Fast and the Furious’
Sut german grand p 1650037
¿Posible pareja Kvyat - Wehrlein en la Toro Rosso de 2019?
Mercedes-45
Mercedes-AMG A 35: Deportividad sin excesos
Fia test portada
Quién es quién en el test femenino de la FIA
Seat-tarraco-2019-02
Seat Tarraco: Lo más grande de Seat ya está aquí

DGT 3.0: Así es la nube que Tráfico lanzará este mismo año

La DGT apuesta por la tecnología como arma principal para reducir la siniestralidad de nuestras carreteras en la próxima década y dentro de esta estrategia, la nube que te presentamos hoy será clave.

Dgt3.0-grande

El coche conectado ya está aquí y organismos como la Dirección General de Tráfico ya trabajan para lograr que esta tecnología haga nuestros desplazamientos realmente más eficientes y sobre todo, más seguros. La pieza clave para aprovechar toda la información que serán capaces de enviar los vehículos de la próxima década se llama DGT 3.0 y es una nube de información que ya se encuentra en fase de desarrollo.

A día de hoy, nos encontramos ya en el mercado con coches que son capaces de recibir y enviar miles de datos, servírselos a su conductor e incluso actuar en los frenos o la dirección para evitar un accidente. Sin embargo, todavía estamos lejos de aprovechar toda esta carga tecnológica de la manera más efectiva y aquí es donde Tráfico va a jugar un papel esencial. "La DGT aspira a convertirse en receptor y proveedor de todos los datos relativos al tráfico. La DGT 3.0 los procesará, refinará y contrastará de forma anónima", destaca Jaime Moreno, subdirector de Gestión de Movilidad de la DGT en la revista Tráfico y Seguridad Vial de este mismo organismo.

Por supuesto, las ventajas de la nube son numerosas aunque Moreno destaca especialmente la posibilidad de ofrecer una mayor cobertura en las vías y sobre todo, una información actualizada de interés para cada conductor", pues teniendo en cuenta su área de influencia se le informará de posibles accidentes, vehículos lentos, retenciones o alertas meteorológicas.

La nube de la DGT comenzará a funcionar en 2017 aunque no estará a pleno rendimiento hasta 2018.

Además de la valiosa información que sirven ya varios de los últimos modelos que han llegado al mercado, la DGT 3.0 se valdrá desde su lanzamiento de una serie de "fuentes externas" igualmente valiosas. Nos referimos a los 13.000 kilómetros de la red nacional de carreteras que controlan sus cámaras y sensores y por supuesto también a los agentes de la Guardia Civil de Tráfico que trabajan sobre el terreno. Pero es que además, compañías como Waze, Tom Tom o Inrix también le sirven sus datos valiosos, tanto a nivel de cartografía, como de sus propios usuarios, conectados desde sus smartphones. A través de la posición de estos móviles y también de los navegadores conectados a la red, Tráfico analiza con mayor precisión que nunca todos nuestros desplazamientos.

"Analizamos los movimientos de las personas respetando su anonimato, pero son datos muy valiosos y con infinidad de posibilidades", sostiene la DGT.

En definitiva, el proyecto DGT 3.0 aspira a crear una auténtica nube capaz de recibir y reenviar información sobre cualquier incidencia del tráfico a los vehículos próximos a una determinada zona de conflicto, ya sea porque se ha producido un incidente o porque las condiciones meteorológicas no son las adecuadas. Pero en el futuro podría tener una utilidad todavía mayor en las ciudades, regulando semáforos en tiempo real en función de las necesidades de los peatones y los vehículos de una determinada zona o regulando la circulación de manera eficiente teniendo en cuenta otros criterios como la polución. Las posibilidades de esta herramienta que pronto estará disponible, son innumerables. Pronto, antes de lo que creemos, estaremos aprovechándonos de algunas de estas ventajas.