Galeria-mantenimiento
Los 10 recambios que necesita tu coche y están de oferta en Amazon
Fernando alonso dani pedrosa 2
Fernando Alonso y Dani Pedrosa, el final de una era
Coche 2040
¿Cómo nos moveremos en 2040?
Robert kubica 02
Williams o nada para Robert Kubica en 2019: “Ya he tomado mi decisión”
Toyota Corolla 2019
Toyota Corolla 2019: Desde China para todo el mundo

Audi Q2 by ABT: Llegó su turno

El reputado preparador alemán tenía un hueco reservado en su agenda para poner a punto al SUV más pequeño de la firma de los cuatro aros. El trabajo se centra en mejorar el rendimiento de sus propulsores, sin olvidar la estética y la dinámica del coche.

Abt audi q2 01

Uno de los últimos SUVs que ha llegado a la familia de modelos de este tipo ofertada por Audi ha sido el Q2. Adoptando la tecnología y los elementos mecánicos de algunos de sus hermanos mayores, el pequeño modelo alemán es toda una declaración de intenciones por parte de la firma de los cuatro aros, siendo un referente en términos de dinámica y comportamiento.

Sin embargo, siempre se puede exprimir un poco más y para ello hay una solución procedente desde Alemania. Al igual que hiciera con algunos de los ejemplares de Audi, el preparador ABT ha decidido retocar y mejorar el potencial del pequeño SUV. Para ello ha seguido los pasos tradicionales en este tipo de proyectos, centrándose en aumentar el rendimiento de sus propulsores y dándole un toque más atractivo al aspecto visual del coche.

Si empezamos con la gama mecánica del Q2, el especialista alemán no ha hecho distinciones y ha preparado un paquete de mejoras tanto para las opciones de gasóleo como gasolina. El primero de ellos viene representado por el conocido bloque 2.0 TDI, el cual entrega 190 caballos y un par máximo de 400 Nm recién salido de fábrica. Sin embargo, con la incorporación del ABT Engine Control, la ECU del motor recibe una actualización y los resultados finales se traducen en una potencia de 215 CV y un par de 440 Nm.

Por otro lado, la variante de gasolina también tiene como representante a un bloque de 2.0 litros y cuatro cilindros, con una potencia inicial idéntica a la del diésel (190 CV). No obstante, ABT ha decidido aumentar aún más el rendimiento y siguiendo la misma fórmula anterior, el TSI recibe unos notables 230 CV, mientras que su par máximo pasa de 320 a 360 Nm. 

Junto a las mejoras centradas en el propulsor también encontramos una serie de modificaciones en otros apartados importantes que afectan al comportamiento y dinámica del SUV alemán. Nos referimos a la suspensión y es que ABT ha preparado unos muelles deportivos que permiten reducir la altura del vehículo, tanto en el eje delantero como en el trasero, 40 milímetros con respecto a su posición inicial.

Por último, para mejorar la imagen se ha optado por una solución sencilla pero eficaz. En lugar de preparar un kit de carrocería específico, este preparador se ha decantado por una amplia gama de llantas de diferentes tamaños y diseños, estando disponible desde 18 hasta 20 pulgadas, además de poder elegir el acabado en una de las ofertadas, las ER-C.