2019-jaguar-f-pace-svr-based-lister-lightning-is-the-worlds-fastest-suv-125610 1
Jaguar F-Pace SVR by Lister: Subidón de adrenalina
Sut rally portugal 1606288
Thierry Neuville camino de la victoria tras el día 3 en el Rallye de Portugal; Sordo es 3º
Senna 1993
Ecclestone paga más de 4 millones de euros por un McLaren de Senna
Sut formula e berl 1606551
Daniel Abt y Audi arrasan en el ePrix de Berlín
2018 ford etc 2532
Ford ‘Weather Factory’: El clima que quieras con tan sólo pulsar un botón

Mercedes-AMG G 63: Nueva generación, mismo carácter

El 4x4 por excelencia de la marca alemana no ha tardado en pasar por las manos de Mercedes-AMG y está listo para debutar en el Salón de Ginebra presumiendo de mayor deportividad que nunca.

Mercedes-amg-g-63-frontal

La segunda generación del Mercedes Clase G ha sido uno de los grandes lanzamientos de este primer mes del año, nos sorprendió en Detroit dejando atrás los casi 40 años de vigencia que llevaba acumulados su antecesor. Con todo y eso, el diseño del nuevo modelo no puede ser más continuista y lo mismo va a suceder con su gama que no ha tardado más que un par de meses en recibir una de las versiones más aspiracionales, el Mercedes-AMG G 63.

Tal y como te adelantamos en Car and Driver hace unos días, el Mercedes-AMG G 63 2019 verá la luz en el próximo Salón del Automóvil de Ginebra, el día 8 de marzo y no puede tener mejor pinta. Se distingue del resto de la gama al primer vistazo gracias a la estética racing que le confieren sus llantas de hasta 22 pulgadas de diámetro, sus marcados pasos de rueda, sus parachoques ensanchados la cuádruple salida escape cromada que sobre sale en el lateral con dos tubos a cada lado, todos ellos dotados con la característica mariposa que permite regular su sonoridad en dos niveles.

A nivel técnico, el tren de rodaje AMG Ride Control –de nuevo desarrollo–, promete otorgarle un comportamiento más deportivo a un modelo que, por primera vez, incorpora una suspensión delantera independiente con eje de trapecio articulado y un eje rígido posterior con cinco brazos. Además, la electrónica de AMG permite al conductor seleccionar los programas Comfort, Sport y Sport Plus, adaptando así la respuesta de los muelles y amortiguadores a las necesidades del terreno y también al estilo de conducción que queramos practicar.

En el interior nos encontramos con un volante multifunción asimétrico de tres radios, firmado por AMG y que es de serie. Pero en el habitáculo también llaman la atención otros detalles como las costuras de la tapicería que pueden ser de color rojo o negro en contraste con el color predominante de la misma, tanto en los paneles de las puertas, como en los asientos o el citado volante. Los asientos también pueden ser más deportivos, con un agarre lateral reforzado y estar forrados en cuero y Nappa.

A nivel de espacio, el G 63 de Mercedes-AMG no ofrece ningún reproche ya que conserva sus cinco plazas así como un maletero de 487 litros, si bien la rueda de repuesto está ubicada en la puerta para favorecer la habitabilidad.

En cualquier caso, el protagonista absoluto de este nuevo Mercedes-AMG G 63 se encuentra bajo el capó y no es otro que el motor V8 biturbo de 4.0 litros en su configuración de 585 caballos de potencia y 850 Nm de par máximo. Hablamos de un bloque más compacto, ligero y eficiente que el anterior 5.5 que montaba su antecesor, pero también más vigoroso. Incluye funciones de parada y arranque automáticos, así como la de planeo o conducción ‘a vela’ pero además, también desactiva cilindros para reducir el consumo gracias AMG Cylinder Management. Este sistema es capaz de anular la mitad de los cilindros para ahorrar combustible cuando no es necesario todo el empuje, en un régimen de uso que puede ir desde las 1.000 a las 3.250 vueltas. Sólo hacemos girar al propulsor por encima de estas revoluciones o hundimos en exceso el pedal del acelerador, nos encontramos con el V8 en pleno funcionamiento.

Por otra parte, el cambio automático al que va asociado también es inédito, cuenta con nueve marchas y sus transiciones son más rápidas. Mercedes lo denomina AMG SPEEDSHIFT TCT 9G, ofrece dos modos de funcionamiento –Sport y Sport Plus– y se combina con una tracción total 4MATIC permanente que distribuye el par al 40:60 entre las ruedas delanteras y traseras –antes era del 50:50– y añade tres bloqueos de diferencial.

Así las cosas, el nuevo Mercedes-AMG G 63 acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 220 ó 240 km/h, ambas autolimitadas electrónicamente. Las cifras son impresionantes, sobre todo si tenemos en cuenta que hablamos de un vehículo de 2,5 toneladas de peso.

Tras el debut en Ginebra conoceremos más detalles de este modelo y poco después hará su aparición un Mercedes-AMG G 53 con una potencia menor y una mecánica híbrida que compartirá con los CLS y Clase E Cabrio y Coupé de idéntico nombre.